Público
Público

Linchan hasta la muerte a una mujer en Kabul por quemar un
ejemplar del Corán

La brutal agresión, grabada en vídeo, muestra como una multitud de hombres apalea hasta la muerte a la víctima para posteriormente prender fuego a su cuerpo ante la pasividad del resto de los testigos.

Captura de videde la turba de gente apaleando y golpeando a la mujer que habría quemado, presuntamente, una copia del Corán, el libro sagrado del Islam. YOUTUBE

AGENCIAS 

KABUL.- Una mujer ha sido linchada hasta la muerte por una turba enfurecida después de ser acusada de haber quemado, presuntamente, una copia del Corán, el libro sagrado del Islam.

El cadáver de la mujer ha sido posteriormente quemado y arrojado a la orilla de un río de Kabul, la capital de Afganistán, tal y como informó la agencia afgana de noticias Jaama Press. La mujer sufría una enfermedad mental desde hacía 16 años, tal y como informa la BBC.

La Policía de Kabul ha confirmado el incidente, si bien ha dicho que no dará detalles hasta que no finalice la investigación. Sin embargo, un clérigo afgano y un funcionario de la policía local han defendido el brutal linchamiento de la mujer, de la que aún se desconoce la identidad.

 

A pesar de que no está claro que la mujer hubiera quemado el Corán, el clérigo de la mezquita de Wazir Akbar Khan aseguró en uno de sus sermones que la gente tenía derecho a defender a toda costa sus creencias. "Advierto al gobierno para que no arreste a los que hayan hecho esto, porque provocaría un levantamiento", agregó.

Por si fuera poco, un portavoz de la jefatura de Policía afgana también justificó el asesinato, asegurando que la mujer había insultado deliberadamente al Islam. "Pensó que, al igual que otros incrédulos, este tipo de acción e insultos les conseguirían la ciudadanía europea o americana. Pero antes de conseguir su objetivo, perdió su vida", escribió el portavoz de la Policía, Hashmat Stanekzai, en Facebook.

Jactándose de la barbarie

Pero la defensa de este brutal acto no cesa aquí. Un ciudadano afgano se jactó también en su cuenta de Facebook de haber participado en el linchamiento asegurando que "las personas piadosas de Kabul, incluido yo mismo, la matamos y la quemamos. Su lugar está en el infierno".

La oficina del presidente Ashfar Ghani dijo que el asesinato sería investigado tanto por el Miniserio del Interior como por un comité de sabios religiosos. "Nadie tiene permiso para convertirse en juez y usar la violencia para castigar a otros", decía el comunicado de Ghani.

Este texto añadía la condena en "términos enérgicos de cualquier acción que provoque una falta de respeto al Santo Corán y a los valores islámicos". Asimismo, las misión en Kabul de Naciones Unidas ha condenado el asesinato.

Más noticias