Público
Público
HUÉRFILO

La madre que necesita poner nombre a la pérdida de su hijo

María Ángeles Moreno acaba de perder a su hijo de tan solo tres años a causa de un cáncer. Ahora reclama la necesidad de dar nombre al dolor por el que está pasando. 

María Ángeles Moreno y Marco Fernandez Moreno.
María Ángeles Moreno y Marco Fernandez Moreno.

Tenemos nombre para definir muchas pérdidas, pero no la de un hijo. "Si tú pierdes a tu marido te quedas viuda. Si fallecen tus padres, huérfana. Pero, ¿ y cuando muere un hijo? Nos da tanto miedo siquiera imaginarlo que hasta ahora no nos hemos atrevido a ponerle nombre. Nadie quiere pensar en esa posibilidad". Así cuenta María Ángeles Moreno, madre de un niño que con tan solo tres años ha fallecido a consecuencia del cáncer, por qué se debería dar nombre a la pérdida. 

María Ángeles, a través de su cuenta de Instagram (@doblementemami) ha iniciado esta campaña. Desde ese pequeño espacio, ha ido contando la enfermedad de su hijo y, ahora, pide a todos sus seguidores que firmen la petición que ha hecho en Change.org, "Pongamos nombre a la pérdida de un hijo: #huérfilo" para que la RAE incluya la palabra en su diccionario.

María Ángeles Moreno y  su hijo, Marco Fernández Moreno.

La Federación Española de Padres de Niños con Cáncer creó en 2017 la palabra "huérfilo", para definir el momento en el que se pierde a un hijo, con el objetivo de "llenar el vacío léxico que existe en torno a este concepto, y representar a todos aquellos padres que han sobrevivido al fallecimiento de un hijo". Tras el apoyo de numerosos famosos, tales como Silvia Jato, Ana Belén, Melani Olivares, Carlos Hipólito y Juan Echanove, sólo consiguieron que la RAE la incluyera en el observatorio de palabras.  

La RAE no incluye en el diccionario una palabra hasta que el uso de la misma no está extendido en la sociedad. A pesar de que la Federación Española de Padres de Niños con Cáncer a través de Change.org  iniciara la campaña para incorporar este término, finalmente la Real Academia Española no la incluyó, justificando esta decisión con el hecho de que consideraban "innecesario crear un neologismo que carece de base filológica", según Darío Villanueva, director de la RAE en una entrevista a Europa Press en 2017. 

La importancia de poner nombre al dolor

"Quizás te parezca una lucha sin sentido" comienza María Ángeles contando cómo ha vivido el trance, pero "como madre que acaba de perder a un hijo, necesito nombrarme, como el huérfano que lleva en su nombre la memoria de quienes tanto le amaron, nosotros también necesitamos llevar en nuestro nombre el recuerdo de nuestros pequeños".

Moreno viene de la lucha contra el cáncer que sufrió su pequeño y denuncia que es otro tema tabú. "Hay cientos de miles de casos al año y aún se considera rara, no se investiga. Ahora pierdo a mi bebé y tampoco existe nombre para catalogarlo", lamenta. 

Marco Fernández Moreno.
"Pierdo a mi bebé y tampoco tiene nombre para catalogarlo"

Ese sufrimiento es algo que no se puede superar, según explica María Ángeles Moreno. "La clave está en aceptar lo que ha ocurrido y para conseguirlo es fundamental darle nombre que te permita comprenderlo. Eso nos permitiría hablarlo con otras personas y que sepan lo que es, sin tener que dar una explicación, porque la propia palabra lo indica", aclara.  "No es necesario pasar página, hay que convivir con ello y se tiene que aceptar como lo que es, para aprender a afrontar el camino a seguir", defiende esta madre. 

María Ángeles reclama que todas las personas, hayan pasado o no por este terrible sufrimiento, utilicen la palabra "huérfilo". "Necesitamos tu voz para que la nuestra se escuche más fuerte.  Necesitamos que la utilices. Como sea, donde sea, cada vez que quieras referirte a esta terrible situación", pide en Change.org. En esta plataforma defiende también que los padres y madres que pasan por la tragedia "tienen el derecho a saber que lo son, a ser visibilizados con un nombre". 

Marco Fernández Moreno.

Una pena silenciada por la pandemia

Numerosas asociaciones se han sumado a esta propuesta. Desde Alma y Vida dan apoyo a todos los padres y madres que están pasando por el duelo de la pérdida de un hijo. Acompañan, hacen cursos, grupos de reunión, facilitan historias personales de otras personas para ayudar a los que están pasando por ello. La presidenta de la asociación, Amparo Carmona, que ha pasado por esta situación, ha explicado a Público la necesidad de poner nombre al duelo. 

"La sociedad ha focalizado perfectamente e identifica a quién ha perdido, un padre, una madre, un marido..., pero no hay palabra para definir ese dolor, al que se ha puesto tanto amor, al que tanto se ha querido", explica.

Carmona relata lo difícil que es hablar de un hijo en el pasado.  "Y cuando te preguntan cuántos hijos tienes, no sabes ni que decir", ejemplifica. Sin embargo, una palabra podría rellenar esos silencios tristes:  "Un nombre engloba muchas emociones que no puedes canalizar", detalla. 

Desde la Asociación Alma y Vida, Amparo Carmona quiere que se vuelva a dar voz a ese problema. "En estos meses de pandemia, se ha silenciado el dolor de los padres, pero a nivel oncológico y pedriático siguen pagando las mismas perdidas", recuerda.  

Más noticias de Política y Sociedad