Público
Público

Más de 100 niños pueden haber muerto en Sri Lanka en 48 horas

La ONU, que estima que han muerto unas 6.500 personas desde enero, se limita a criticar la crudeza de los enfrentamientos entre el Ejército y los Tigres Tamiles

PÚBLICO.ES/AFP

La ONU cree que más de cien niños han perecido en las últimas horas en Sri Lanka como consecuencia del conflicto que enfrenta al Gobierno y a los Tigres tamiles. Ambos bandos se acusan mutuamente de haber provocado un nuevo 'baño de sangre' tal y como ha sido calificado por un portavoz de Naciones Unidas.

'La matanza de civiles, entre los que puede haber más de 100 niños, demuestra que el conflicto en Sri Lanka se está agravando', dijo Gordon Weiss a la agencia AFP. De las estimaciones de la ONU se desprende que desde enero han muerto en el país 6.500 civiles y otros 14.000 han resultado heridos. Asimismo, la Organización cree que cerca de 200.000 personas han abandonado sus casas por miedo a los combates.

Los Tigres Tamiles afirmaron este lunes en su página web que 3.200 civiles habían muerto el pasado fin de semana durante una ofensiva del Ejército. El Gobierno niega ser el responsable de la matanza y contraataca acusando a los Tigres de la muerte de cerca de 250 personas con el propósito de acabar con la imagen de los militares tanto dentro como fuera del país.

Esta misma página sostiene que las tropas gubernamentales atacaron con 'todos los tipos de armas letales', incluidas bombas de racimo y cañones. Por el contrario, el portavoz militar, Udaya Nanayakkara, mantiene que las acusaciones de los LTTE 'son falsas' y añade que durante la noche se oyeron varias explosiones y tiroteos dentro de la zona segura, que atribuyó a los rebeldes.

Según ha explicado, el ejército ha fijado una nueva área segura -que ha quedado reducida a 2,5 kilómetros- dentro del último reducto guerrillero y ha pedido a los civiles que se refugien en el lugar. El Ministerio de Defensa, por su parte, ha informado de que unos 700 civiles que lograron escapar de las zonas de los combates han sido 'rescatados'.

Desde principios de año, el Ejército gubernamental ha llevado a cabo una ofensiva implacable que ha conseguido dejar bajo mínimos a la resistencia Tamil que, tras 37 años de conflicto llegó a controlar dos trecios del territorio del país.

El Gobierno de Sri Lanka ha desoído las continuas llamadas de la comunidad internacional a un alto el fuego y sólo permite el trabajo de la Cruz Roja Internacional. La situación humanitaria es catastrófica y los hospitales del país están completamente colapsados.

Más noticias