Público
Público

El milagro de Lourdes

El éxito imparable de Russian Red provoca la aparición en España de artistas que hacen folk-pop en inglés. Alondra Bentley, Anni B. Sweet y Boat Beam, las más destacadas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hace poco más de un año, Lourdes Hernández era una joven cantante como tantas otras, que empuñaba su guitarra con determinación, ilusión y un montón de sueños por los escenarios de Madrid. Se puso el nombre de Russian Red y el azar, o sería el destino, la cruzó con el músico y productor Fernando Vacas, que editó en su pequeño sello uno de los discos más exitosos de los últimos meses. De esto hace ahora exactamente un año.

Su éxito ha sido como una bola de nieve que no ha parado de crecer: empezó llenando salas pequeñas y llamando la atención en Internet; luego, se hizo eco la prensa especializada; más adelante, la televisión y ha acabado tocando cada fin de semana por un caché de cinco cifras. Todo en poco más de un año.

Lourdes lo ha vivido con mucha más naturalidad de lo que pudiera parecer. 'Desde dentro, todo adquiere una velocidad de tiempo real reflexiona; todo lo que ha ocurrido lo he normalizado porque no lo comparaba con nada anterior, con nada que hubiera deseado nunca'.

El éxito es un concepto esquivo, deseado pero inesperado: 'La industria musical es muy hábil para generar éxito. Pero los artistas que ves que perduran en el tiempo es porque tienen un talento verdadero que saben dirigir y disfrutar. El talento nunca huele mal'.

El éxito de Russian Red el milagro de Lourdes ha ampliado el objetivo sobre una parcelita de la aldea indie que resiste, ahora y siempre, al invasor. La lupa del lector abarca ahora el espacio que rodea a la cantante madrileña y habitan otras cantautoras guitarra en mano, con influencias muy diferentes a las que puedan tener Rosana o Ella Baila Sola.

Es el caso de Alondra Bentley, que acaba de editar su primer disco. También encontramos a Anni B. Sweet y Boat Beam, que debutarán el mismo día, el 28 de abril. Como Lourdes, ellas son mujeres jóvenes, sensibles y anglófonas, con cualidades vocales indudables. Todas han usado Internet como trampolín como todo el mundo hoy en día, por otra parte y todas editan sus discos en sellos independientes de tamaño minúsculo. A pesar de tener orígenes muy diversos, todas pertenecen a una misma tradición de folk-indie y sonoridad más o menos acústica.

'Probablemente este sea un muy buen momento para proyectos más intimistas, para cantantes en solitario', reconoce Alondra Bentley, de 26 años, murciana de origen británico y admiradora de clásicas como Karen Dalton o Joni Mitchell. 'Pero también es cierto que te van a prejuzgar siempre, van a pensar que eres otra chica que viene con la guitarra. Los nuestros son proyectos que vistos de cerca son muy diferentes'.

Algo parecido piensa Ana López, Anni B. Sweet, malagueña de 21 años. Desde que apareció en escena, las comparaciones con Russian Red han sido la tónica. 'No me molesta cuando me comparan con algo bueno', dice. 'No hemos inventado nada, pero me parece cómodo utilizar comparaciones tan cercanas en vez de mirar hacia atrás y ver quiénes fueron las pioneras', recalca.

La tercera en discordia es Josephine Ayling, australiana residente en Madrid que forma el trío Boat Beam con la americana Alisha Buttke y la española Aurora Aroca. Con la perspectiva de haber llegado a España hace poco, Josephine piensa que aquí 'cuando de pronto hay una artista chica y después sale otra artista o grupo de chicas de estilo similar, la gente las mete en la misma categoría'. Y sigue: 'En Sydney, hay tantas artistas chicas que no hace falta que la gente haga estas generalizaciones'.

El análisis de la misma Russian Red no dista mucho de los anteriores. 'Conozco el trabajo de Alondra desde hace dos años admite; es decir, desde bastante antes de que mi disco se publicara. Hablo de su caso concreto porque he visto cómo ella es original y fiel a su forma de hacer música y, por causas del destino, su disco ha venido después del mío. Creo que hay una moda más o menos folk en la música que inevitablemente afecta al campo femenino. Mi disco salió hace un año y, posiblemente, el caso que le han hecho los medios ha facilitado a otras chicas que sus proyectos salgan a la luz'.

Tanto Boat Beam como Anni B. Sweet y Alondra Bentley han exprimido al máximo (como hizo Russian Red en sus inicios) las posibilidades de la Red. Anni B. Sweet conoció a Brian Hunt, su primer colaborador y personaje capital también en los inicios de Russian Red, a través de Myspace. 'A Brian lo conozco casi desde un principio, me gustaba su música y me grabó tres canciones de la maqueta', aclara Anni.También su sello, Arindelle (que edita su disco en colaboración con Subterfuge), se puso en contacto con ella a través de esa red social.

El caso de Alondra fue similar. 'El sello me escribió al Myspace', explica. 'En ese momento, tenía varias ofertas, pero sólo la gente de Absolute Beginners está suficientemente loca como para pagarte una grabación con arreglos de cuerda, colaboradores...', añade con una sonrisa. Gracias al alcance de Internet, supera con facilidad el hecho de gestionar su carrera desde Murcia.

Anni, en cambio, sí decidió trasladarse a Madrid. 'En Málaga, no hubiese pasado nada de esto', dice. Su camino ha ido siguiendo uno a uno los pasos de Russian Red. Además de grabar con Brian Hunt, tocó en el mismo circuito amateur en el que empezó a foguearse Lourdes. 'Un amigo me animó a ir a los Open Mics (una vez al mes, ceden el escenario a cantantes desconocidos) para que otra gente escuchase mi música y ver cuál era su reacción. Fue todo tan rápido e inconsciente que si me hubiera parado a pensarlo, quizás no estaría aquí', explica.

Josephine también trabaja en Madrid, en cuyo circuito de bares dio sus primeras actuaciones, y asegura que ha venido a España para quedarse. Tan convencida está que incluso le gustaría componer en castellano. 'La gente en España está muy acostumbrada a escuchar la música en inglés, incluso cantan en inglés', comenta, extrañada. 'Que los españoles canten en inglés es imperialismo cultural. Por eso tengo mucha admiración por grupos que hacen este estilo de música, pero en su propio idioma, como Havalina'.

A todo esto, el guitarrista de Havalina, Manuel Cabezalí, ayudó a mezclar las canciones del disco de debut de Boat Beam y ejerce ahora de técnico de sonido del grupo. Cabezalí, por cierto, es también el guitarrista de lo han adivinado Russian Red.

Alondra Bentley. Una heredera de Joni Mitchell desde Murcia
Nació en Inglaterra, pero a los cuatro años vino con su familia a vivir a España. “Vivíamos en el campo y yo me aburría mucho”, recuerda Alondra Bentley entre risas. “Y a los 15 o así aprendí a tocar la guitarra de manera autodidacta”. Empezó a componer sin muchas pretensiones, pero todo cambió cuando conoció al locutor de Radio 3 Julio Ruiz. “En su programa, ‘Disco Grande’, eligieron mi primera maqueta entre las mejores de 2006”. Alondra responde a las preguntas entre ensayo y ensayo. “Hasta ahora, he tocado siempre sola, pero estoy preparando el directo en formato trío para la presentación del disco con Xema y Cayo, de Ciudadano”. No acaban ahí las colaboraciones. En el disco, que se llama ‘Ashfield Avenue’ por el nombre de la calle en que nació, destaca la presencia de César Verdú (Schwarz), Xel Pereda (Lucas 15) o Joserra Senperena (colaborador de La Buena Vida), cuyos arreglos –que recuerdan a veces a los que hacía Robert Kirby para Nick Drake–, acentúan el carácter atemporal de las canciones.  

Anni B. Sweet. Cien conciertos y sin publicar disco
El disco de debut de Anni B. Sweet, ‘Start, Restart, Undo’, se publica el 28 de abril y contiene once canciones en inglés y una en castellano. En el último año, ha dado más de un centenar de conciertos (desde hace poco, la acompaña el contrabajo Elías Egido, de Standstill) y acaba de confirmar su participación en la próxima edición del Festival Internacional de Benicàssim. En su maqueta, escogida como la mejor del año para la revista ‘Mondosonoro’, los paralelismos con Russian Red eran más que evidentes. Pero la producción del disco, a cargo de Brian Hunt, marca las diferencias con un sonido más atrevido, expansivo y menos intimista. Canciones como ‘Motorway’ o ‘Song of pain’, que se pueden escuchar en su Myspace, se han convertido ya en pequeños ‘hits’. La cantante estará de gira en los próximos meses. Por ahora, tiene fechas confirmadas en Zamora (7 de mayo), Santander (8 de mayo), Alcalá de Henares (16 de mayo), Lérida (29 de mayo) y Madrid (4 de junio). 

Boat Team. Pop ensoñador con una voces magnifícas
El pop delicado y semiacústico del trío Boat Beam les ha ganado comparaciones con las americanas Au Revoir Simone y, claro está, con Russian Red (con quien, además, comparten mánager). La fecha de salida de su disco de debut, que se llamará ‘Puzzle Shapes’ y edita el nuevo sello madrileño Origami, coincide con la de Anni B. Sweet: el 28 de abril. Lo suyo es indie-pop soñador con toques de folk de cámara (viola y violonchelo son instrumentos básicos en su sonido), y un encanto naif y sugerente que tocaría el cielo con un videoclip dirigido por Sofia Coppola. En directo, suenan más frágiles que en el disco –sólido, rotundo y más variado–, pero en ambos casos mantienen la magia de unas voces magníficas. Durante el mes de abril, ofrecerán tres conciertos: uno en Toledo el 17 de abril (como teloneras de Vetusta morla) y dos en Madrid (el 22 en el Fotomatón y el 30 en el Auditorio Julio Cortázar). En su Myspace, se pueden escuchar cuatro canciones.