Público
Público

Casi 3,5 millones de españoles tienen diabetes, un millón de ellos no lo sabe

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Se calcula que en España hay unos 3.400.000 diabéticos -una cifra que crece un cinco por ciento cada año- y de ellos, casi un millón no están diagnosticados.

Además, la prevalencia de esta enfermedad crónica en España varía mucho entre regiones, desde un 12 por ciento de la población en comunidades como Andalucía, Murcia y Canarias hasta un 6 por ciento en el País Vasco y Madrid.

Así lo ha puesto hoy de relieve la doctora Adela Rovira, ex presidenta de la Federación Española de Diabetes (FED), durante la presentación del Día Mundial de la Diabetes, que se celebra el próximo sábado, y que este año quiere incidir en la prevención y la educación.

Se ha puesto en marcha una campaña, que durará cinco años, con la que se pretende hacer un llamamiento a los gobiernos para que implementen políticas eficaces sobre prevención y control de la enfermedad, a los responsables de la atención a los afectados para que entiendan mejor esta patología, a los pacientes para que aumenten su formación y a la sociedad para que sepa evitarla.

La doctora Rovira ha explicado que la diabetes es una enfermedad que "poco a poco" va dañando todo el organismo y ha destacado que en el mundo occidental es la primera causa de ceguera en adultos y una de las principales causas de insuficiencia renal.

Los factores ambientales juegan un papel fundamental en el desarrollo de la diabetes, ha dicho Rovira, quien ha justificado la mayor prevalencia de esta enfermedad en Andalucía y Murcia en que estas comunidades tienen un mayor porcentaje de población obesa y sedentaria.

Ha incidido en la importancia de la prevención -el punto clave para prevenir la diabetes es atajar la obesidad-, así como del diagnóstico, ya que el 50 por ciento de los pacientes sufre ya alguna complicación derivada de esta enfermedad cuando se le diagnostica.

Rovira ha incidido en que un simple análisis de sangre en ayunas es suficiente para diagnosticar la diabetes, al que deberían someterse anualmente todos los mayores de 45 años, así como los menores de esa edad que padezcan obesidad, lleven una vida sedentaria o tengan antecedentes familiares.

El vicepresidente de la FED, Ángel Cabrera, ha considerado que el paciente tiene que tomar el control de la enfermedad, para lo que es necesario estar informado, y ha reclamado formación reglada y continuada.

Ha subrayado que "hay afectados que no se cuidan y son conscientes de ello, pero hay otros que no lo hacen porque no saben hacerlo".

A este respecto, ha destacado que el 50 por ciento de los enfermos no sigue correctamente el tratamiento y ha incidido en la importancia de que exista un "buen 'feeling' entre el paciente y el médico", al que habría que incorporar también al farmacéutico.

Por su parte, el presidente de la Federación de Asociaciones de Diabéticos de la Comunidad de Madrid, Juan Antonio Illescas, ha insistido en que el diabético es parte fundamental del tratamiento y ha reivindicado campañas de formación "fuertes".

La discriminación es la principal dificultad que encuentran los enfermos de diabetes, que señalan que muchas veces son las propias administraciones las que ponen más impedimentos a los diabéticos.

Juan Manuel Gómez, un diabético tipo 1 (insulinodependiente) de 41 años, que padece la enfermedad desde hace más de veinte años, ha definido la diabetes como "una hipoteca que se paga todos los días" y ha considerado que se debe estar pendiente de ella, pero sin obsesionarse.

Para este diabético, que tuvo que renunciar a una oposición en la administración a causa de su enfermedad, el paciente "tiene que tomar las riendas de su enfermedad, porque si no las consecuencias pueden ser graves".

Como "ejemplo de lo que no hay que hacer" se ha presentado el humorista Manolo de Vega, también diabético, quien ha ironizado sobre la pérdida de peso (uno de los síntomas de la enfermedad) al asegurar que él ostenta récord al perder siete kilos en una hora y cuarto, "el tiempo que tardaron en cortarme las piernas".

El Día Mundial de la Diabetes reunirá este año, al igual que en otras ocasiones, a millones de personas en torno a actividades variadas que van desde eventos deportivos hasta talleres informativos y pruebas médicas gratuitas.

El desafío será superar los 1.107 monumentos y edificios iluminados de color azul de 2008.

Más noticias en Política y Sociedad