Público
Público

Muere la lechuza a la que pateó un futbolista en Colombia

Luis Moreno, jugador panameño del Pereira, denuncia que ha recibido amenazas "de todo tipo" tras la muerte del ave

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El futbolista Luis Moreno, internacional con Panamá y jugador del Pereira de Colombia, aún no es capaz de explicarse por qué lo hizo. Es cierto que jamás pensó que darle una patada a aquella lechuza que había invadido el terreno de juego durante un partido de la Liga colombiana fuera a tener tan funestas consecuencias.

El revuelo provocado en Colombia tras la famosa patada a la lechuza, que estaba posada sobre el césped, previamente herida por un balonazo en una jugada del partido entre el Atlético Junior y el Pereira, ha sido descomunal.  Desde el domingo Moreno no ha dejado de recibir constantes amenazas, amenazas cuyo tono y agresividad se han incrementado después de que la lechuza muriera el martes. Según las autoridades veterinarias de Barranquilla, el ave murió como resultado del estrés causado por el incidente.

'Ha habido todo tipo de cosas... por teléfono, todo', aseguró el jugador en una entrevista televisiva. 'No fue mi intención herir al animal, es muy difícil para mí y mi familia que están en Panamá y están asustados por todo esto', añadió.

Hasta la madre del futbolista, muy afectada por todas las criticas vertidas hacia su hijo, manifestó, entre lágrimas durante una entrevista en Panamá, estar 'muy preocupada' y aseguró que la intención de Moreno 'no era matar al animal'. La Liga colombiana (Dimayor) advirtió que tomará medidas disciplinarias contra el jugador.

La lechuza vivía bajo el techo del estadio Metropolitano de Barranquilla y era la mascota de la suerte de los aficionados del Atlético Junior. Por eso Moreno tuvo que recibir protección policial a la salida del campo.

Moreno mostró su disposición a reparar el daño causado asistiendo a un zoo para recibir una conferencia sobre lechuzas por los trabajdores del centro, al que prometió regresar una vez al mes para realizar trabajos voluntarios.

Más noticias en Política y Sociedad