Público
Público

Netanyahu aceptaría un Estado palestino desmilitarizado

Exige que excluya Jerusalén y reconozca a Israel

EUGENIO GARCÍA GASCÓN

Un Estado palestino es posible, pero para que esto ocurra, será necesario que los palestinos cumplan primero un gran número de condiciones que, según el primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, son imprescindibles.

Como "condiciones básicas", los palestinos deben reconocer a Israel como "Estado judío", en detrimento de la población árabe. Deben saber que ningún refugiado de los que fueron expulsados de Palestina podrá volver a lo que hoy es Israel y deben admitir que cualquier Estado palestino que se cree debe carecer de ejército. Por supuesto, Jerusalén seguirá estando "unida" y será la capital de Estado judío.

Los palestinos, a cambio, tendrán un Estado limitado en unas fronteras que Netanyahu no especificó, pero que seguramente tienen poco que ver con los territorios que Israel ocupó en la guerra de 1967 y sin espacio aéreo. El primer ministro incluso hizo un derroche de generosidad cuando añadió que los palestinos tendrán "libertad de movimiento".

Durante media hora, Netanyahu pronunció anoche un discurso en la Universidad Bar Ilan de Tel Aviv fortaleza de la derecha religiosa y nacionalista judía, donde estudió el asesino del ex primer ministro Yitzhak Rabin para responder al presidente estadounidense, Barack Obama, y fijar su política respecto a los palestinos.

Defraudó a todos. A unos, los que esperaban un discurso pacifista en la línea de Obama, por la ristra de condiciones que puso para reconocer un Estado palestino limitado; y a los otros, su verdadero electorado, porque hizo demasiadas concesiones y porque específicamente se mostró dispuesto a reconocer a un Estado palestino.

Aunque explícitamente Netanyahu dijo que Israel se siente vinculada por los acuerdos internacionales, esto no es del todo cierto, puesto que las resoluciones del Consejo de Seguridad piden la retirada israelí de todos los territorios ocupados en la guerra de 1967 y Netanyahu no ha aceptado el contenido de las resoluciones.

La ley internacional también prohíbe a la potencia ocupante desplazar a su población a las zonas ocupadas, pero Israel ignora ahí también la ley internacional. Anoche, Netanyahu dijo que seguirá construyendo en las colonias judías de Cisjordania para permitir el "crecimiento natural" de los asentamientos.

Está por verse si este planteamiento conduce a Israel a un enfrentamiento con Obama, ya que el presidente de Estados Unidos y otros miembros de su administración han instado a Netanyahu a cesar todas las obras en las colonias judías de manera inmediata.

Netanyahu invitó a los líderes árabes a reunirse inmediatamente y también a los palestinos, pero esta invitación para "hablar" sonó tan hueca como las innumerables invitaciones que han formulado los sucesivos líderes israelíes desde la Conferencia de Madrid de 1991, hasta el punto de que hay israelíes que afirman que la negociación no es la solución, sino el problema que imposibilita la solución.

Más noticias de Política y Sociedad