Público
Público

"Ni paz para las clases, ni guerra para los pueblos"

Intelectuales como Rosa Regás y Carlos Frabetti recordaron esta consigna para reclamar el respeto de los derechos humanos y el fin de las guerras humanitarias con la creación de la Plataforma Global contra las Guerras

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La crisis financiera está potenciando la brecha entre los ricos y los pobres, una diferencia que apenas se notaba cuando todavía se disfrutaba de un estado de bienestar del que sólo se beneficia una parte de la población mundial.

Las guerras potencian este factor y para intentar paliar la violación de los derechos humanos que sufren los ciudadanos nace la Plataforma Global contra las Guerras de la mano del colectivo internacional Ojos para la Paz, presidido por Purificación González de la Blanca. 'Ni paz entre las clases, ni guerra entre los pueblos' recordó Carlos Frabetti durante la presentación, esta consigna se volvió a escuchar y reclamó seguir luchando por los derechos humanos.

Con esta iniciativa pretenden emprender una lucha global y sumarse a otras plataformas en distintos países para 'moverse de cara a los medios de comunicación' y proporcionar una información alternativa que fomente la pluralidad y conseguir salir del mensaje hegemónico que propagan los medios de comunicación. Sus esfuerzos se van a focalizar sobre todo en los conflictos en Oriente Medio y África, donde está surgiendo guerras en nombre de la libertad.

Para presentar este proyecto han creado un manifiesto en el que confirman su lucha y reclaman soluciones. A él se han adherido grandes personalidades y humanistas como Rosa Regás, que leyó el manifiesto, Carlos Frabetti, Isabel Pisano, Andrés Vázquez de Sola y Leonor Massanet, quienes asistieron al evento. También lo han firmado y han mostrado su apoyo Julio Anguita, José Luis Sampedro o el ex director general de la UNESCO, Federico Mayor Zaragoza, entre muchos otros.

En el manifiesto se muestran en contra del 'neoliberalismo económico que nos domina', donde 'el crimen bélico no tiene otro fin que el saqueo en beneficio propio'. Reclaman que no se impida el derecho a la vida al defender otros supuestos derechos humanos formales como la libertad o con el 'perverso argumento de salvación de los civiles'.

En España existe una 'falta de compromiso de los ciudadanos' Asimismo, piden una 'reactivación moral y cívica' que tengan como objetivo 'común y principal la paz'. Rosa Regás cree que en España existe una 'falta de compromiso de los ciudadanos' y se pregunta '¿qué país del mundo aguantaría el nivel de parados que tenemos?'. La escritora asegura que 'somos esclavos' del sistema y que adquirimos 'una actitud totalmente pasiva' contra la que hay que luchar.

Regás confía que el 15-M sea el despertar de la sociedad y que posibilite fomentar la solidaridad ciudadana. Un miembro del 15-M, Pedro reclama que las personas jóvenes que participan en el movimiento sufren una gran 'criminalización' y como ejemplo propone la detención que se realizó el viernes pasado a los estudiantes que presuntamente participaron en la acción contra el tarifazo.

Sin embargo, proyecta una visión positiva y asegura que 'gracias al 15-M España está mejor, menos mal que hemos salido a la calle y que hemos manifestado nuestra indignación'. Este hombre cree que 'hemos adquirido la conciencia de dignidad de ciudadano' y el lugar de encuentro ha sido 'la calle', un sitio que ha ofrecido 'la moral suficiente para enfrentarse a la tasa de paro, a los problemas que existen y los conflictos mundiales que genera el sistema'.

Desde la plataforma aseguran que van más allá y que quieren que 'el pensamiento y la lucha antibelicista penetren en las entrañas del corrupto sistema' al que declaran 'responsable de todas las guerras'.

Recuerdan que los momentos de crisis profunda 'acaban siempre con una guerra mundial' y que para evitar esto se deben desenmascarar 'las fuerzas destructivas'. Además, critican el supuesto estado de bienestar en el que estamos insertos ya que 'sólo lo es para unos pocos'.