Público
Público

¡No sin mi crucifijo!

Varios ayuntamientos italianos desoyen la sentencia de Estrasburgo y obligan a las escuelas a colgar crucifijos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Quien no mantenga el crucifijo colgado en una de las paredes de las escuelas italianas corre el riesgo de ser multado con hasta 500 euros.

Varios ayuntamientos italianos han desoído la sentencia del Tribunal de Estrasburgo contra la exhibición obligatoria de crucifijos en las escuelas.

Uno de los pueblos que ha adoptado la postura de rebeldía es Trivolzio, con mil habitantes y en la provincia norteña de Pavía. Su alcalde, Paolo Bremi, ha rubricado una ordenanza municipal en el que fija los 500 euros de sanción a los que... cumplan la ley.

Bremi se parapeta en que 'el crucifijo es la expresión de los valores fundamentales civiles y culturales de Italia'. Similar discurso presenta Rino Agnello, alcalde de Enna, ciudad de 30.000 habitantes en el centro de Sicilia, que ha tomado una medida similar: 'El crucifijo en las aulas no es una 'imposición religiosa, sino un símbolo', defiende.

De hecho, sostiene que un crucifijo colgado en una pared de una escuela 'no lesiona los principios de laicidad del estado'.

En esa misma línea, el alcalde de Sassuolo, en la provincia de Módena (centro norte), Luca Caselli, ha repartido medio centenar de crucifijos en las escuelas de la localidad y en algunos casos incluso los ha colgado  personalmente.

Tras conocer la sentencia, el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, advirtió que no impediría que se mantuvieran los Cristos en las aulas de Italia porque es 'una decisión no vinculante'.

El 3 de noviembre el Tribunal Europeo de Derechos Humanos estimó que la exhibición obligatoria de crucifijos en las aulas es contraria al derecho de los padres a educar a sus hijos conforme a sus creencias y al de libertad de religión de los alumnos.

El Tribunal acogió de manera unánime la reclamación de una ciudadana italiana que pidió la retirada de los crucifijos de las aulas de una escuela pública en las que estudiaban sus hijos.

Más noticias en Política y Sociedad