Público
Público

Obama aplicará las medidas más estrictas contra las emisiones de los coches

La medida significará que los estados no podrán fijar de forma individual sus propios límites de consumo y emisiones

AGENCIAS

El presidente de EEUU, Barack Obama, anunciará a lo largo del día de hoy las normas más agresivas sobre la eficiencia en el consumo y las emisiones contaminantes de los vehículos estadounidenses, indicaron hoy fuentes gubernamentales.

En su rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, indicó que el Gobierno ha estado en contacto con los estados, grupos medioambientales y empresas para elaborar las medidas, aunque no quiso dar detalles a la espera del anuncio presidencial.

Las nuevas normas permitirán unificar los estándares de consumo y emisiones contaminantes en todo el país.

Un funcionario de alto rango de Gobierno dijo que los estándares promedio de uso de combustible para todos los vehículos nuevos de pasajeros aumentaría en 16 kilómetros por galón. Esto llevaría su desempeño a 57 kilómetros por galón entre el 2012 y el 2016, con lo que las emisiones de los vehículos caerían en más de un 30%, indicó el funcionario. "Todos los automóviles serán más limpios", declaró el funcionario.

Se espera que en el anuncio estén presentes, entre otros, el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, y los directores de las principales empresas automovilísticas del país. Catorce estados de EEUU, entre ellos California, y el distrito de Columbia habían reclamado al Gobierno federal que les permitiera aplicar medidas más estrictas que las existentes hasta ahora.

Estos estados pedían un recorte de las emisiones contaminantes en un 30% en los modelos nuevos de vehículos a partir de 2016. Según las fuentes, el anuncio comenzará con los modelos nuevos a partir de 2011, para acercarse gradualmente a la meta del 30% para 2016.

Además, el Gobierno estadounidense podría anunciar que para el 2016 el consumo medio de los autos deberá ser de 42 millas o más por galón (5,6 litros por cada 100 kilómetros) y de 26,6 millas o más por galón para camionetas (unos 8,8 litros por cada 100 kilómetros).

La medida significará que los estados no podrán fijar de forma individual sus propios límites de consumo y emisiones, tal y como quería California. Los fabricantes de automóviles se habían opuesto a esta posibilidad porque les obligaría a producir vehículos con distintos estándares dependiendo del estado, lo que encarecería sus costes.

Según indicó Gibbs en su rueda de prensa, "verán estar de acuerdo a gente que normalmente está enfrentada".

En la actualidad, las competencias para regular los estándares en el consumo de los vehículos corresponden al Departamento de Transporte, mientras que la Agencia Estadounidense para la Protección Medioambiental (EPA) controla las emisiones contaminantes.

Más noticias de Política y Sociedad