Público
Público

El perreo del futuro no suena a reggaeton

Don Omar publica 'Idon', un disco sin casi rastros del género que le dio el éxito

JESÚS MIGUEL MARCOS

Hay músicos que hablan de su disco y otros que te venden su disco. Las dos posturas son igualmente legítimas, pero William Omar Landrón Rivera, más conocido como Don Omar, es de los segundos. En realidad, escuchando de nuevo la grabación de la entrevista con él, realizada hace más de dos meses pese a que el disco se publicó la semana pasada, no es descabellado pensar que ha recibido una consigna de su casa de discos multinacional: "Consigue que la gente entre en tu web a comprar el disco el 28 de abril, cuando lo colguemos a nivel mundial".

Lo más curioso es que, más allá del comprensible oportunismo comercial, las palabras de Don Omar conforman el discurso que deberían haber enarbolado las discográficas hace diez años: "Hoy en día nuestros ordenadores, nuestros móviles y las compañías de teléfono nos dan la oportunidad de adquirir nuestro material musical a través de este gran sistema que nos brinda la tecnología hoy en día". Demasiado tarde, Don Omar.

El otrora Rey del reggaeton (fue el autor de Dale Don Dale), piensa que esto es el futuro, cuando en realidad la película ya va por la mitad. Don Omar se ha inventado un protagonista para su nuevo disco: Idon, un Don Omar mitad humano, mitad robot. "Le di la oportunidad a Don Omar de convertirse en una máquina, porque en el futuro las máquinas nos reemplazarán. Sin embargo, cuando está en mitad del proceso de transformación se arrepiente, porque desea tener impulsos y sentimientos. Así, queda mitad máquina, mitad humano", explica.

Poco, muy poco reggaeton hay en su nuevo disco. ¿Se sigue considerando Don Omar un artista de reggaeton? "Me considero un artista. Hoy canto todo tipo de música: rock, salsa, música tropical, jazz, ópera", y añade, en plan Rocío Jurado, "yo soy artista".

Lejos quedan también aquellos míticos duelos de canciones entre reggaetoneros como Hector El Father, Daddy Yankee o Wisin y Yandel. ¿Cuánto había de realidad y cuánto de teatro en todo aquello? Don Omar se pone muy serio: "Soy tan real que nunca voy a ponerme una careta de payaso para hacer dinero. Yo me gano mi dinero de otra forma. Además, nunca gané un solo centavo haciendo esas canciones, no aparecen en mis discos. Son canciones que están en un mundo subterráneo, underground. Eran mi vehículo para desahogarme y decir cómo me sentía".

Más batallas para Don Omar. Los puristas del reggaeton, que también los hay, le han acusado de comercializarse en sus últimos discos. "Yo no voy a dejar de ser comercial nunca. Que digan lo que quieran. A mí lo único que me ha dado la comercialización es ser más reconocido, que mucha más gente compre mis discos y que más gente llene mis conciertos", proclama con orgulloel músico.

Más noticias de Política y Sociedad