Público
Público

Programa EEUU alivia traumas efectos colaterales quimioterapia

Reuters

Por Deborah Charles

Cuando Michele VonGerichten comenzóla quimioterapia para tratar su cáncer de pecho, una de susmayores preocupaciones era que su nueva cabeza calva distraeríala atención mientras intentaba continuar con su trabajo en elsector de marketing.

"La idea de perder mi cabello era sencillamente devastadorapara mí", dijo la ejecutiva de marketing y relaciones públicasde un fabricante de barcos de Florida, en Estados Unidos.

"Tengo que reunirme con clientes y comerciantes. Y con miscompañeros de trabajo (...) Quería asegurarme de que me iban amirar a mí y que se concentrarían en mí y en lo que les estabaofreciendo (...) y no que miraran mi cabeza o mi cara ypreguntaran '¿Por qué luces tan diferente?'", explicó.

VonGerichten encontró lo que necesitaba en Look Good ...Feel Better (Luzca Bien... Siéntase Mejor), un programanacional gratuito que ayuda a las mujeres a lidiar con losefectos secundarios relacionados con la apariencia que generael tratamiento del cáncer.

Como otro millón de personas en todo el mundo queparticiparon en el programa en los últimos 20 años,VonGerichten recibió un kit de maquillaje y participó en unareunión de grupo de dos horas de duración llevada adelante porun profesional de la belleza.

"Había mujeres de todas las edades (...) Estaban todas envarias etapas de su tratamiento", dijo la ejecutiva de Florida."Me sentí como que 'Está bien, no estoy sola aquí, hay otrasmujeres pasando por esto'", añadió.

Look Good ... Feel Better funciona con la colaboración dela Sociedad Estadounidense del Cáncer y la Fundación delConsejo de Productos para el Cuidado Personal, un brazo sinfines de lucro de la principal asociación comercial de laindustria del cuidado personal, de 250.000 millones dedólares.

La directora ejecutiva, Louanne Roark, manifestó que elprograma comenzó después de que un médico le pidió al expresidente de la Fundación que ayudara a una de sus pacientescon cáncer, que estaba tan intimidada por los efectos de sutratamiento que no quería dejar su habitación en el hospital.

El médico relacionó los cambios en la apariencia de supaciente con una marcada mejora en su actitud y su aproximaciónemocional al tratamiento.

El programa, que se inició en 1989, actualmente asiste a50.000 personas por año en Estados Unidos y también opera enotros 20 países.

Las mujeres son entrenadas en cómo lucir pelucas, atarbufandas o pañuelos, crear la impresión de tener cejas opestañas y cómo cuidarse del daño en la piel causado por lostratamientos para el cáncer.

"El objetivo general es llegar y asistir a las mujeres enun momento muy difícil de sus vidas y ayudarlas con algo que esmuy práctico (...) Recuperar cierto control y normalidad en susvidas", dijo Roark.

Más noticias de Política y Sociedad