Público
Público
Únete a nosotros

El PSM planta a Aguirre en los actos del Día de la Comunidad

Un millar de personas asistieron hoy al acto de celebración del Levantamiento de 1898 organizado por el PSM

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, ha presidido hoy, flanqueada por el líder de su partido, Mariano Rajoy, y la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, la parada militar del Día de esta Comunidad, que ha congregado a unas 5.000 personas en la Puerta del Sol y calles adyacentes, en la primera vez que PP y PSOE han celebrado separados los actos de esta jornada.

Los asistentes, que han aplaudido entusiastas el desfile, han dirigido al presidente del PP gritos de '¡Rajoy, próximo presidente de España!' y han terminado coreando '¡presidente! ¡presidente!', hasta que el propio Rajoy les ha apaciguado a través de un gesto con la mano.

Los asistentes también ha proferido gritos como '¿dónde estás Tomás, que no se te ve?', en alusión al secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, a lo que otros han apostillado '¿y el alcalde?', en referencia al también ausente Alberto Ruiz-Gallardón.

Al inicio del desfile, la presidenta y el general jefe de la Primera Subinspección General del Ejército, Jesús Carlos Fernández Asensio, han depositado una corona de laurel en la placa de la fachada de la Real Casa de Correos que recuerda a los héroes populares del 2 de mayo de 1808 y otra en la que conmemora el comportamiento del pueblo de Madrid en los atentados del 11 de marzo de 2004. Junto a Aguirre, Rajoy y González-Sinde han ocupado la tribuna presidencial la nueva delegada del Gobierno en Madrid, Amparo Valcárce y el vicepresidente regional, Ignacio González. Con sus cámaras de fotos bajo la mañana soleada, los madrileños también dedicado vivas a la presidenta de la Comunidad, que a lo largo del desfile ha charlado de forma animada con sus compañeros de tribuna.

Multitud de cargos públicos de la Comunidad de Madrid, representantes del clero y autoridades militares han presenciado la parada.

Por otro lado, un millar de personas asistieron hoy al acto de celebración del Levantamiento de 1898 en homenaje a Manuela Malasaña, organizado por el Partido Socialista de Madrid (PSM) en la Plaza del 2 de Mayo al que asistieron las ministras de Sanidad y Vivienda, Trinidad Jiménez y Beatriz Corredor, respectivamente, para arropar al líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez.

Con este acto, los socialistas quieren protestar contra lo que consideran 'una falta de respeto' a las instituciones por parte de la presidenta regional, Esperanza Aguirre, por el cierre prematuro de la Comisión de Investigación del presunto 'caso de espionaje', así como por el boicot que mantiene con el presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Pedro Castro.

El evento contó con la presencia del ex alcalde de Madrid Juan Barranco, el ex líder de los socialistas madrileños Rafael Simancas y diversos alcaldes y concejales de ayuntamientos gobernados por los socialistas.

Por primera vez, el Gobierno autonómico y el PSOE estarán separados en la celebración del Dos de Mayo desde que Madrid se constituyó en Comunidad Autónoma debido al 'plante' de los socialistas a Aguirre por el cierre de la Comisión de Investigación

Así, mientras Aguirre organiza una recepción con invitación en la sede del Gobierno regional como viene siendo habitual en los últimos años, el PSM homenajea a Manuela Malasaña, una de las víctimas del levantamiento, en la plaza del 2 de mayo.

El primer desencuentro entre Gómez y Aguirre tuvo lugar en el mes de marzo, cuando se decidió cerrar la Comisión de Investigación que se celebraba en la Asamblea de Madrid para analizar si miembros de la Consejería de Presidencia, Justicia e Interior se habían dedicado a espiar a altos cargos regionales.

En señal de protesta por el 'carpetazo', los socialistas anunciaron que boicotearían los actos oficiales organizados por la Comunidad de Madrid coincidiendo con que el primero de ellos fue el homenaje que la Administración autonómica organizó con motivo de los atentados del 11 de marzo. Aunque el PSM no acudió a este acto, sí que estuvo presente en todos aquellos que realizaron los sindicatos y el Ejecutivo central, entre otros.

Además del espionaje, el PSM reacciona al boicot emprendido por el PP contra el presidente de la Federación de Municipios y Provincias (FEMP), Pedro Castro, después de que llamara 'tontos de los cojones' a los votantes de derecha pese a que el socialista ha pedido disculpas públicas. La situación ha empeorado con las declaraciones del director general de Infraestructuras de la Comunidad, Jesús Trabada, cuando afirmó que Castro estaba 'castigado' sin metro a El Casar como consecuencia de esta polémica.

En principio, desde el Gobierno regional se hicieron una serie de esfuerzos para intentar convencer a Gómez de que acudiera a la recepción en la sede de la Comunidad de Madrid, pero unas declaraciones del vicepresidente, Ignacio González, en las que asumía que Gómez estaría presente en los homenajes institucionales porque se había dado cuenta del 'ridículo' que había hecho 'tras patear el trasero a las víctimas del terrorismo' no acudiendo a los actos del 11-M, aumentaron la brecha entre los socialistas y el Ejecutivo autonómico.

No obstante, Aguirre ha seguido intentando que el líder de los socialistas madrileños acuda a su fiesta. Tal es así, que ha confesado que ha tenido que pedir al ex alcalde Juan Barranco que interceda tras varias llamadas telefónica a Gómez entre ambos para que el socialista cambie de actitud y se pueda retomar el diálogo. Incluso se ofreció a invitarle a unos 'sandwiches', oferta que ha no ha sido respondida por parte de Gómez.

A pesar de ello, las aguas siguen revueltas hasta tal punto que la presidenta madrileña ha afirmado que el 2 de mayo es la fiesta de todos los madrileños y que es 'más importante que el capricho de cada uno', por lo que no se va a erigir 'en protagonista' a quien no cree que lo merezca, en alusión a Gómez.

Más noticias en Política y Sociedad