Público
Público

Reabre el asador protabaco tras acatar ley

El propietario del restaurante marbellí, clausurado por la Junta de Andalucía al dejar fumar en su interior, sigue recogiendo firmas en contra de la norma

EFE

El Asador de Guadalmina de Marbella, que fue clausurado por la Junta de Andalucía al dejar fumar en el local y posteriormente autorizado a reabrir tras su compromiso de acatar la ley antitabaco, ha reabierto hoy sus puertas, aunque su propietario sigue recogiendo firmas en contra de la norma. Así lo ha asegurado su dueño, José Eugenio Arias-Camisón, quien afirma haber quitado los carteles donde anunció que no aplicaba la norma.

Cumplió con ello el requerimiento de  la Junta, pero colgó también otros con "mensajes reivindicativos" porque la ley no le impide "poner cuadros" en el interior de su casa. "He puesto muchísimos más cuadros y aunque la ley me obliga a poner dos carteles de prohibido fumar, he puesto 18 para que no haya ninguna duda", ha manifestado el propietario del asador, que desde el 17 de febrero había permanecido cerrado por vacaciones. Arias-Camisón ha asegurado que no necesita recoger "muchas firmas más" porque está a punto de reunir las 500.000 necesarias para presentar una cuestión de inconstitucional sobre el contenido de la ley en el Congreso de los Diputados y en el Tribunal Constitucional.

No obstante ha anunciado que se desplazará en los próximos días a Madrid y Valencia para recoger firmas en nombre de la asociación Reforma o ruina, impulsada por él, y que espera estar presente en la Feria de Abril de Sevilla con el mismo fin. Aunque la Junta levantó la medida de cierre del local, con carácter cautelar y provisional, para evitar que se siguiera incumpliendo la norma, continuó el proceso sancionador con la tramitación del expediente abierto por incumplimiento de la Ley General de Sanidad. En este procedimiento la Junta propuso imponer una sanción de 145.000 euros por incumplimiento del artículo 35 C.4 de la Ley 14/1986 de 25 de abril General de Sanidad, que considera infracción muy grave "el incumplimiento reiterado de los requerimientos específicos que formulen las autoridades sanitarias".

Más noticias de Política y Sociedad