Público
Público

Renfe llamó al maquinista al móvil a pesar de que aconseja no utilizarlo

"Mantener una conversación hablada puede distraer nuestra atención dejando de percibir información importante relacionada con tareas de seguridad", señalaba la compañía en unas recomendaciones de 2011

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un controlador de la compañía Renfe se puso en contacto telefónico con el maquinista del tren que descarriló el pasado miércoles en las inmediaciones de Santiago de Compostela, a pesar de que la empresa recomienda a sus conductores no utilizar el móvil a no ser que sea 'estrictamente necesario'.  Según ha desvelado el contenido de las cajas negras del convoy, minutos antes de la salida de vía Francisco José Garzón recibió una llamada de un trabajador de la compañía ferroviaria en su teléfono profesional para indicarle el camino que tenía que seguir al llegar a Ferrol. Así lo han corroborado a este diario fuentes del Tribunal Superior de Xustiza de Galiza. 

Sin embargo, en unas recomendaciones realizadas en julio de 2011 por parte de su Dirección de Seguridad, Renfe emplazaba a sus maquinistas llevar el teléfono móvil en modo silencio y les pedía que, cuando fuera necesario hacer uso de este dispositivo 'debido a algún tipo de emergencia o por avería o disfuncionalidad del equipo de comunicaciones autorizado', se asegurasen 'de que no existe riesgo y limitar la comunicación a lo estrictamente necesario'.

En esas recomendaciones que cita la agencia Europa Press, la compañía llama a 'no hacer uso de los mensajes de texto, del correo electrónico o de funciones similares mientras se conduce'. 'Durante el viaje lleva el teléfono en modo silencio y a ser posible con un mensaje automático que le indique al llamante la situación. Incluso el uso con manos libres te puede llevar al error', advierte el documento de Renfe.

Asimismo, apunta que 'cuando sea necesario hacer uso del teléfono móvil debido a algún tipo de emergencia o por avería o disfuncionalidad del equipo de comunicaciones autorizado, se debe asegurar de que no existe riesgo y limita la conversación a lo estrictamente necesario'. El texto señala que 'las detenciones largas pueden ser un buen momento para consultar mensajes y llamadas, siempre que se preste atención al reinicio de la marcha'.'La atención, como mecanismo de capacidad, es limitada; no utilices este recurso en tareas que pueden esperar, descuidando la tarea que asegura tu tranquilidad', concluye el documento.

En la introducción del documento, Renfe recuerda que 'los teléfonos móviles y otros dispositivos de comunicación pueden ser muy útiles, pero también pueden introducir riesgos'. 'Mantener una conversación hablada o el uso de servicios de datos tales como mensajes de texto, correos electrónico, internet, video, etc, pueden distraer nuestra atención dejando de percibir información importante relacionada con tareas de seguridad'.

Según indica el documento de la Dirección de Seguridad en la Circulación de Renfe, en 'el uso del teléfono móvil durante la conducción de trenes existen tres momentos críticos de peligro': la recepción de una llamada, la ejecución una llamada y la conversación. La operadora apunta que, según diversos estudios, 'tras minuto y medio de hablar por el móvil, el cerebro humano no percibe el 40% de las señales, el ritmo cardíaco se acelera bruscamente durante la llamada y la persona tarda más en reaccionar'.

Más noticias en Política y Sociedad