Público
Público

Retortillo El Consejo de Seguridad Nacional rechaza la creación de una planta de concentrados de uranio en Retortillo (Salamanca)

El motivo de la decisión adoptada se apoya en la escasa "fiabilidad" y en las "elevadas incertidumbres" de los análisis de seguridad de la instalación radiactiva en los aspectos geotécnicos e hidrogeológicos.

José María Serena i Sender
El presidente del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), José María Serena i Sender (i), mira a la cámara antes de comparecer en la Comisión para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, en el Congreso de los Diputados, a 12 de abril de 2021, en Madrid. J. Hellín / Europa Press

El Pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha informado desfavorablemente, este lunes, ante la solicitud presentada por Berkeley Minera España (BME) sobre la autorización para la construcción de una planta de fabricación de concentrados de uranio en el municipio de Retortillo (Salamanca).

El resultado de la votación ha sido de cuatro votos favorables a la Propuesta de Dictamen Técnico elaborada por la Dirección Técnica de Protección Radiológica y uno en contra, correspondiente al consejero Javier Dies.

Dicho consejero, de acuerdo al artículo 34 del Estatuto del CSN, ha anunciado que emitirá un voto particular por escrito en el plazo de 48 horas, según han informado desde el Consejo de Seguridad Nuclear.

El dictamen técnico será remitido al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y el motivo de la decisión adoptada se apoya en la escasa "fiabilidad" y en las "elevadas incertidumbres" de los análisis de seguridad de la instalación radiactiva en los aspectos geotécnicos e hidrogeológicos, de los que depende la verificación del comportamiento adecuado de diversos parámetros del proyecto.

Las "deficiencias técnicas" detectadas en la evaluación se refieren principalmente al almacenamiento definitivo de residuos radiactivos de muy baja actividad, que forma parte de la instalación radiactiva de primera categoría.

Desde un punto de vista regulador, la información aportada no permite acotar la capacidad efectiva de aislamiento de las barreras que BME propone para envolver los residuos, y consecuentemente tampoco la capacidad de minimizar las concentraciones esperadas de radionúclidos en las potenciales zonas de descarga.

Las evaluaciones realizadas sobre la documentación que acompaña a la solicitud de autorización de la instalación han detectado "numerosas deficiencias" a lo largo de la evaluación, lo que ha requerido el mantenimiento de muchas reuniones técnicas con el titular, así como numerosas peticiones de información adicional, además de la elaboración de una gran cantidad de informes y notas de evaluación, y de la revisión completa de la documentación por parte del titular, con objeto de integrar y dar coherencia a la información generada sobre el proyecto.

La evaluación de los informes de la solicitud de autorización de construcción ha implicado a 11 áreas técnicas de ambas direcciones técnicas del CSN, que han abordado los temas de su competencia.

Berkeley se desploma en Bolsa

Los títulos de Berkeley Energía se desplomaban este lunes en Bolsa más de un 12% tras conocerse el informe desfavorable del CSN a su proyecto. La compañía australiana anunció que defenderá "firmemente su posición" y considerará "inmediatamente" las diferentes opciones legales de que dispone tras este revés.

Las acciones de Berkeley Energía, que la pasada semana a espera de la decisión del CSN registró una gran volatilidad, caían un 12,35%, hasta los 0,342 euros. La compañía afirma estar "extremadamente decepcionada" con la decisión del CSN y rechaza "energéticamente" su evaluación, ya que considera que toda la documentación que ha presentado se ha elaborado siguiendo el asesoramiento de organismos independientes, "reconocidos a nivel nacional e internacional, asesores y consultores expertos en su campo".

"Vemos la luz al final del túnel"

Las reacciones no se han hecho esperar. La resolución ha sido recibida con entusiasmo por parte de las organizaciones ecologistas. WWF ha celebrado la decisión del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) de no autorizar la "mayor" mina de uranio a cielo abierto de Europa por sus "riesgos radioactivos".

"Hoy es un día para la celebración tras la votación del CSN en contra de conceder autorización de construcción de la mina y planta de concentrado de uranio". Con este dictamen técnico, ha señalado WWF, el CSN está garantizando la protección del medio ambiente y la salud pública frente a los riesgos radioactivos del proyecto, y más concretamente, frente a sus residuos radioactivos derivados de la actividad de la mina y de la planta.

Desde Greenpeace, por su parte, se ha hincapié en que "el fin de la minería de uranio en España significa el fin de una industria que destruye el territorio, su cultura y su economía, que incrementa la contaminación radiactiva y que es insostenible en la transición ecológica que necesariamente debemos acelerar".

Su portavoz, Raquel Montón, ha querido felicitar en nombre de la organización al CSN "por desechar el proyecto de una compañía como Berkeley cuyo negocio es mayoritariamente especulativo, que ha tratado de coaccionar al organismo regulador y que ha mostrado déficits técnicos sistemáticamente en su proyecto".

El Movimiento Ibérico Antinuclear y la plataforma Stop Uranio, por su parte, ha querido hacer hincapié en una década de lucha frente a un proyecto nocivo para el entorno. Así lo ha evidenciado su portavoz Jose Ramón Berrueco: "Tras una década de movilizaciones vemos la luz al final del túnel, con una decisión fundamentada en criterios técnicos, cuando nos podíamos haber ahorrado sufrimiento y 2000 encinas centenarias si hubiera habido más determinación en defender el territorio ante proyectos dañinos para nuestra tierra"

Por último, Cristina Rois en representación de Ecologistas en Acción se ha referido con estas palabras a la decisión de CSN: "Desde un inicio las población de la zona y las organizaciones sociales señalamos la inviabilidad y peligrosidad de abrir una mina de uranio en Salamanca. Estos años hemos comprobado continuos errores y opacidades en la tramitación de este proyecto, una muestra clara de la irresponsabilidad que suponía su continuidad. Nos alegramos de empezar a ver el final de la pesadilla de la minería de uranio en nuestro país".

Más noticias