Público
Público

Roig aclara "que nadie piense que va a comprar a precio de saldo en el Villarreal"

EFE

El presidente del Villarreal, Fernando Roig, afirmó hoy que nadie debe pensar en que va a poder comprar a "precio de saldo" a los jugadores de este club tras su descenso a Segunda División.

Roig, en rueda de prensa, admitió que la pérdida de la categoría ha sido un "golpe muy duro", pero también recordó que el club "hará frente a todas las deudas" y empezará a trabajar "con fuerza y ganas" para devolver al equipo a donde se merece.

"Siempre hemos sido un club atípico y hemos luchado contra lo que hemos creído que no estaba bien. No me planteo si eso nos ha pasado factura, pero vamos a seguir llamando blanco a lo que es blanco y negro a lo que es negro", indicó.

Roig repasó todos los aspectos que el club se va a replantear tras una temporada en la que admitió que no habían hecho bien las cosas y por eso el club había descendido.

"No vamos a hablar de los últimos cinco minutos. La realidad es que somos terceros por la cola y hemos bajado. Estamos mal, pero entre todos vamos a volver el año que viene a Primera División", explicó.

Recordó que el objetivo de la temporada era estar entre los mejores de España y los mejores de Europa y al respecto aludió a la declaración que hizo el martes en Valencia en el llamado caso Nóos.

Señaló al respecto que el Villarreal no había pagado por un informe de trece folios, sino por asegurar la posibilidad de ingresar 3,8 millones de euros anuales en patrocinio por el nombre del estadio del Madrigal.

"Somos un pueblo con limitaciones y mi obligación es buscar ingresos. El Villarreal no ha hecho nada ilegal, sólo ha buscado un beneficio", agregó.

También señaló que el contrato de televisión al que aspiraba el Villarreal era similar al que existe en el resto de Europa, que supone "más igualdad, competitividad y emoción".

"Tampoco hemos sabido conseguirlo. Ha habido clubes que lo han sabido manejar mejor y han conseguido marcar muchas diferencia entre los dos primeros y el resto", dijo.

"Somos el último subcampeón de Liga que no ha sido el Real Madrid o el Barcelona y vamos a serlo por mucho tiempo. Ese es el contrato que ha salido adelante y no tenemos más remedio que aceptarlo aunque no estemos de acuerdo", agregó.

Roig señaló que el presupuesto para la próxima campaña no llegará a los treinta millones de euros, que el club pretende equilibrar ingresos y gastos y que va a sacrificar parte de su patrimonio personal para saldar las deudas.

"De este fracaso tenemos que salir fortalecidos. La afición debe saber que la necesitamos porque dicen que no sabes que existía el paraíso hasta que lo pierdes", continuó.

Descartó hablar del futuro en el banquillo del equipo y se limitó a indicar que hoy se ha despedido Miguel Ángel Lotina como técnico y que van a buscar un técnico para subir a Primera División.

El dirigente considera que en el fútbol hay que cambiar muchas cosas, entre ellas el asunto de los amaños de partidos. "El Villarreal no ha querido entrar en ese tipo de cuestiones, pero pensamos que no son buenos para el fútbol", agregó.

Sobre los ingresos que el club va a percibir tras el descenso, indicó que serán de tres millones de euros por el primer equipo y medio millón por el filial.

"El Villarreal no quiso firmar el nuevo contrato de televisión porque le parece injusto y por eso no va a cobrar nada del fondo de descenso que ese contrato contempla", aclaró Roig.

"Si otros clubes no pagan, no es mi problema. El Villarreal lo que quiere es que todos juguemos con las mismas cartas. Si hay amaños es porque uno se ha puesto de acuerdo con otro. Si alguien está dispuesto a comprar es porque alguien está dispuesto a vender", agregó.

Sobre la reestructuración de la plantilla, afirmó que ya estaba pensada aunque el equipo se hubiera quedado en Primera.

"Que nadie venga a pescar porque no habrá pescado. No estamos en una situación agónica. Con la ayuda de la afición, de las instituciones y con un poco de pasta que voy a poner yo, vamos a salir adelante", señaló.

Lamentó que exista la costumbre de no cumplir los presupuestos. "Todo el mundo tiene que pagar a Hacienda y el que más tiene, más. Tenemos que buscar el equilibrio. El que lo encuentre saldrá adelante y el que no, más pronto o más tarde caerá", concluyó.

Más noticias de Política y Sociedad