Público
Público

Sarkozy y Merkel celebran "la mayor reforma financiera mundial desde 1945"

Ambos líderes, partidarios de una mayor regulación de los mercados, han aplaudido la creación de una lista de paraísos fiscales

EFE

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, llegaron a Londres afirmando que regular los mercados era más importante que inyectar nuevo dinero público al sistema y han salido triunfantes de la cumbre del G20, con la aprobación de lo que el presidente francés calificó como "la reforma más profunda del sistema financiero desde 1945".

En rueda de prensa al final de la cumbre, Sarkozy destacó, entre otras decisiones, la de publicar una lista de paraísos fiscales, asegurando que la "época del secreto bancario ha llegado a su fin".

La publicación de la lista, que llevará a la adopción de sanciones contra los países que no divulgan datos fiscales, fue una de las "líneas rojas", de puntos innegociables, que marcaron Sarkozy y Merkel en la víspera de la cumbre.

El presidente francés llegó a insinuar a principios de la semana que abandonaría la cumbre sin firmar el comunicado final si éste no era suficientemente específico en la lucha contra la evasión fiscal. En las semanas anteriores a la cumbre, el tándem Sarkozy-Merkel había convencido a la mayoría de la UE de sus tesis: la crisis tenía su origen en la falta de control de los mercados financieros y para restaurar la confianza era necesario crear una nueva arquitetura financiera mundial.

Europa, con avanzados sistemas de protección social, ya había desembolsado suficiente dinero para luchar contra la crisis, y corría el peligro de lastrar a futuras generaciones con una pesada deuda pública.

Los partidarios de anunciar nuevas inyecciones de dinero público, sobre todo Estados Unidos, pero también el Fondo Monetario Internacional y varios dirigentes nacionales, ya habían renunciado a establecer en Londres nuevos compromisos de gasto para los países avanzados.

En el comunicado final reconocen que lo ya aprobado por los países del G-20 antes de venir a Londres representa "el mayor estímulo fiscal y monetario jamás adoptado".

El dinero nuevo acordado hoy en la cumbre, por valor de más de un billón de dólares, consiste en fondos para instituciones multilaterales como el FMI y financiación para el comercio, destinado sobre todo a países emergentes.

El presidente francés dedicó gran parte de su rueda de prensa a presentar las reformas acordadas: sobre paraísos fiscales anunció que la lista de 25 paraísos fiscales sería publicada en las próximas horas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con sede en París, organización que en los últimos años se ha dedicado a su investigación.

Sarkozy se declaró "realmente feliz" con los resultados de la cumbre, destacando que por primera vez países tan dispares como China, Arabia Saudí, India y Francia, entre otros, se habían puesto de acuerdo sobre normas tan específicas. Para Merkel el acuerdo logrado por el G-20 en Londres constituye "una victoria para la cooperación global".