Público
Público

El Supremo de EEUU avala la detención de hispanos por su aspecto

El tribunal anula, no obstante, la sección que obligaba a los inmigrantes a portar en todo momento su identificación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las autoridades estatales de Arizona podrán seguir deteniendo a cualquier persona sospechosa de ser o parecer  inmigrante ilegal en el estado.

Así lo ha determinado el Tribunal Supremo de EEUU, que en un dictamen emitido hoy, ha dado luz verde a la claúsula de la polémica ley SB1070 de Arizona, que criminaliza a los inmigrantes sin papeles en ese estado.

Con este fallo, la policía de Arizona podrá detener y pedir la documentación a cualquier persona que por su aspecto o por cualquier otro criterio de las autoridades, sean sospechosas de permanecer de forma ilegal en el territorio. En el estado de Arizona las políticas contra inmigrantes se han dirigido fundamentalemente a la población hispana, que forman la mayor parte de los extranjeros en la zona.

Los nueve jueces que componen el tribunal han anulado, no obstante, otras tres secciones, la 3, 5 y la 6, que entre otras cuestiones, obligaba a los inmigrantes a llevar consigo su identificación, tal y como ocurría hasta ahora.

La ley SB1070 de Arizona había sido promulgada por la gobernadora republicana Jan Brewer en abril de 2010 con la férrea oposición de grupos pro derechos civiles.

Con el dictamen emitido hoy, pese a que se anula la mayor parte de la ley, los activistas denuncian que se dará licencia para la discriminación racial en todo el estado.

El Tribunal Supremo tenía ante sí varios escenarios posibles: anular solo aquellas secciones que suponían una intrusión en la autonomía del Gobierno federal; dejarlas en pie en aras del reforzamiento de la seguridad pública, o anular unas y validar otras.

El fallo del Tribunal Supremo se produjo después de que el pasado 15 de junio, la Administración Obama decidiera suspender la deportación de estudiantes indocumentados de hasta 30 años de edad y que entraron a Estados Unidos cuando eran menores.

El debate sobre qué hacer con los aproximadamente once millones de indocumentados que se calcula viven en Estados Unidos ha llegado hasta la contienda electoral, en unos momentos en que los votantes hispanos se perfilan como un bloque definitorio en varios estados clave como Nevada, Florida, Nuevo México y Colorado.

El caso de la SB1070 llegó ante el Tribunal Supremo porque la gobernadora Brewer impugnó la decisión de otros tribunales de bloquear las partes más polémicas de la ley estatal.