Público
Público

Las toneladas de basura siguen hacinadas en Nápoles

EFE

Las toneladas de basuras siguen hacinadas hoy en Nápoles pese a la operación extraordinaria de limpieza que se realiza ante la reunión mañana del primer Consejo de Ministros de Silvio Berlusconi.

A pesar de esas tareas de limpieza, los medios de comunicación continúan describiendo hoy el "horror" que se observa recorriendo el centro histórico de Nápoles.

El diario "La Repubblica" llama hoy "Tour de la basura" a los recorridos que hacen por la ciudad los turistas, que no pueden apreciar su belleza arquitectónica e histórica, distraídos por el hedor insoportable y las montañas de basura aún por recoger.

En la zona del Maschio Angioino, del Teatro San Carlo, o de Plaza del Plebiscito, donde pasará mañana Silvio Belusconi, los desperdicios han desaparecido, pero queda el "asfalto grasiento y maloliente", añade el periódico.

La recogida de los desperdicios en el centro ha sido posible gracias a la apertura provisional de algunos vertederos, pues hasta ayer sólo funcionaba uno para toda la provincia, y la reanudación del transporte en trenes de los desechos hacia Alemania.

En Nápoles y su provincia quedan aún cerca de 2500-2700 toneladas por las calles, mientras que en toda la región de Campania se cuentan hasta 50.000 toneladas acumuladas por las calles.

Por las calles del barrio de Capodimonte, donde se encuentra el Palacio y Museo que fue residencia de los Borbones, los turistas se encuentran con montones de basura, mientras las bolsas de plástico invaden Mergellina y su paseo marítimo.

Según una investigación del Instituto de Investigación sobre el Turismo publicada hace unos días, en 2007 y los primeros meses de 2008, Nápoles ha tenido 650.000 visitantes menos, con perdidas valoradas en 64 millones de euros.

El informe revela que de las cerca de 500 empresas del sector turístico contactadas, el 75 por ciento asegura que este año se está produciendo un descenso de sus negocios.

La situación corre el riesgo de empeorar profundamente ya que el estudio incluye hasta abril, por lo que está excluida la situación de crisis que se vive en estos días, afirmó el presidente de la asociación de comerciantes en Campania (Confcomercio), Maurizio Maddaloni.

Y lo peor, añade Maddaloni, es que "para recuperar la imagen desde el punto de vista turístico se necesitarán muchos años".

Al olor insoportable y la terrible vista de las montañas de basuras, se une la preocupación por la situación de la salud pública, ante las enfermedades que pueden generar los desperdicios y el nivel de dioxina en el aire causado por la quema de los desechos.

Más noticias de Política y Sociedad