Público
Público

Un total de 88 militares españoles han perdido la vida en Afganistán desde el inicio de la misión

Según los datos ofrecidos por la propia ministra de Defensa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El doctor William Brydon (1811-1873) regresó solo al campamento británico acantonado en Jalalabad. Era el único superviviente de una columna, compuesta por 4.500 militares y 12.000 civiles, que salió de Kabul en 1942 ... Brydon había sido herido de un espadazo en la cabeza y salvó la vida por porque había metido una revista dentro de su sombrero para combatir el frío...

Desde que el (casi) invencible ejército de los casacas rojas británico salió escaldado de sus aventuras en Afganistán, el país montañoso de los pastunes siempre ha sido un territorio indomable. Bien lo sabe también el ejército ruso.

Los españoles en Afganistán también han comprobado la dureza del terreno y conocido a sus combativos sus habitantes. Con la muerte de hoy en Herat del cabo Cristo Ancor Cabello Santana, se eleva hasta 88 el número de militares españoles que han perdido la vida en Afganistán desde que se iniciara la participación española en la misión de la OTAN en enero de 2001.

Las últimas bajas se produjeron el 9 de noviembre de 2008 cuando dos militares de la Brigada Ligera Aerotransportable (Brilat), Juan Andrés Suárez García y Rubén Alonso Ríos, murieron a consecuencia de un ataque suicida en Shindand, a unos 100 kilómetros de Herat.

La mayoría de las muertes de 'la misión más compleja', tal y como la define la ministra de Defensa, Carme Chacón, se produjeron en mayo de 2003 en el accidente aéreo del Yak-42, donde perdieron la vida 63 militares.

Tras este primer suceso, las bajas en las Fuerzas Armadas se sucedieron con la muerte, dos años después, en agosto de 2005, con los 17 militares que murieron en el siniestro del helicóptero 'Cougar'.

El resto de las bajas se han producido en su mayoría en ataques de la insurgencia y por minas, aunque al margen de los accidentes aéreos el primer militar que murió en Afganistán fue el capitán médico del Ejército del Aire Jesús de la Pascua Belaustegui, que perdió la vida por un infarto el 24 de octubre de 2005.

En julio de 2006 se produjo la primera víctima por un ataque de la insurgencia afgana, el soldado de origen peruano Jorge Arnaldo Hernández Seminario, quien fue alcanzado por la explosión de una mina anticarro al paso del vehículo en el que viajaba.

Meses después, el 21 de febrero de 2007, la soldado Idoia Rodríguez Buján, se convirtió en la primera mujer que perdió la vida en una misión. Murió por la explosión de una mina contra carro colocada en una carretera del distrito de Shindad, limítrofe con la provincia de Farah, zona cercana a la del atentado de hoy.

También en 2007, que se convirtió en un año trágico para las misiones, perdió la vida el sargento Juan Antonio Abril Sánchez el 26 de mayo de 2007 en un accidente con su vehículo de Alta Movilidad Táctica (Vamtac). Meses después, el 24 de septiembre de 2007, murieron en un atentado los soldados Germán Pérez Burgos y Estalyn Mera Vera y así como su traductor, Roohulah Mosavi.

En comparecencia parlamentaria, la ministra de Defensa, ha mantenido, hasta hoy, que en Afganistán han perdido la vida '87 militares y un intérprete afgano'. A esa lista, tras el atentado de hoy, se suma el nombre del cabo Cristo Ancor Cabello Santana y eleva a 88 los militares fallecidos en Afganistán.

La muerte de este soldado, eleva a 148 el número de militares de las Fuerzas Armadas españolas que han perdido la vida en misiones en el exterior desde 1979, según datos confirmados a Servimedia por el Ministerio de Defensa.


Correción: Debido a un error en la base de datos de las agencias se incluyó de un modo incorrecto el nombre de uno de los soldados fallecidos (Stanley en vez de Estalyn, su nombre real)

Más noticias en Política y Sociedad