Público
Público

Las víctimas de Lehman Brothers devolverán a Bankinter 6,58 millones

Una sentencia ha anulado el dictamen de marzo de 2010 que obligaba a la entidad financiera a pagar a los afectados por la quiebra de Lehman Brothers y los bancos islandeses

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los clientes de Bankinter afectados por la quiebra de Lehman Brother y los bancos islandeses tendrán que devolver 6,58 millones a esta entidad, según la sentencia que ha fallado la Audiencia Provincial de Madrid.

De este modo, se anula el dictamen del Juzgado de Primera Instancia número 87 de Madrid de marzo de 2010, en el que se daba la razón a los clientes que habían presentado una demanda colectiva. En él, el juez obligaba a Bankinter a devolver 6,58 millones a clientes afectados por la quiebra de Lehman Brothers y los bancos islandeses, al considerar que el banco español no había informado adecuadamente sobre la situación económica de estas entidades.

Este dinero ya había empezado a cobrarse, de manera que la anulación de la sentencia implica que los clientes tendrán que devolverlo a Bankinter.

La razón que da la Audiencia Provincial para estimar el recurso es que no se dan las condiciones necesarias para poder presentar una demanda colectiva ya que, en su opinión, 'cada demandante tiene una experiencia inversora diferente' y, por tanto, se ha producido una 'indebida acumulación subjetiva de acciones'.

'No existe sustrato común ni conveniencia de enjuiciamiento conjunto' La sentencia añade que 'no existe sustrato común ni conveniencia de enjuiciamiento conjunto', de manera que la distinta consideración de unos y otros clientes daría lugar a 'sentencias contradictorias' que estarían mejor tramitadas en 'distintos procesos'.

En concreto, la Audiencia considera que son diferentes los actores ('son tanto entidades mercantiles como inversores minoristas'), los productos (Lehman Brothers y bancos islandeses) y la forma de contratar (unos por teléfono y otros por escrito).

Además, las inversiones de algunos clientes contaron con una 'adecuada diversificación' y la de otros no y, por otra parte, la deficiencia del banco en unos casos era de 'información y asesoramiento', mientras que en otros era falta de 'diligencia, lealtad y transparencia'.

De hecho, la sentencia de 2010 no era uniforme: los 15 clientes de productos de los bancos islandeses recibían la totalidad de su inversión, mientras que a los 72 que tenían productos de Lehman Brothers se les indemnizaba entre el 40 % y el 75 % del valor de sus ahorros.

Los despachos de abogados de los clientes, Jausas y Zunzunegui, lamentan que la sentencia se base en un criterio 'de forma' sin considerar siquiera las cuestiones de fondo.

El abogado Fernando Zunzunegui apunta que la diversidad de clientes no es relevante, porque lo que importa es que 'el banco actúa siempre de la misma forma, con campañas comerciales y con sistemas estandarizados de contratación que reflejan numerosas lagunas de información'.

De la misma manera, el socio de Jausas Jordi Ruiz de Villa asegura que 'impedir la vía de las acciones colectivas equivale a privar al pequeño inversor del derecho al acceso a la justicia, beneficiando los intereses de los bancos que han actuado incorrectamente'.