Público
Público

El alcalde de Carboneras insiste en abrir el hotel del Algarrobico

"Los tres partidos del Consistorio y tras ellos todo el pueblo creen que lo más beneficioso es la apertura del hotel", dice

MIGUEL ÁNGEL CRIADO

"Los tres partidos del Consistorio y tras ellos todo el pueblo creen que lo más beneficioso es la apertura del hotel", decía ayer el alcalde de Carboneras (Almería), Salvador Hernández, a Público sobre la construcción que ocupa buena parte de la playa del Algarrobico, en el límite norte del parque natural de Cabo de Gata-Níjar.

Hernández convocó una reunión de todas las partes para estudiar vías de salida a un hotel que dentro de tres semanas hará seis años que lleva paralizado por la Justicia. Estuvieron todos los partidos políticos con representación en la Corporación, la Asociación de Comerciantes del pueblo y un representante de la constructora, Azata del Sol. Las tres organizaciones ecologistas que encabezan la lucha para que el hotel sea derribado no acudieron.

"Echarlo abajo va a ser muy difícil y dejar la zona tal como estaba antes de construirlo ya no va a ser posible", explica Hernández. Para él, lo mejor es seguir adelante e integrar el hotel en el paraje. "Hemos conseguido que la constructora se comprometa a estudiar fórmulas para mimetizarlo con el entorno", añade. Incluso, podrían dedicar una planta de las 22 que tiene el hotel para el estudio de la flora y fauna del parque. "Esto es un avance", aseguró.

Aunque uno de los puntos que acordaron fue la de abrir una vía de diálogo con las organizaciones ecologistas no parece probable que esto ocurra. "Nosotros ya conocemos a Azata del Sol, nos reclama 225.000 euros y tiene a 40 de nuestros activistas encausados", explica la responsable de la campaña de Costas de Greenpeace, Pilar Marcos. "Y al Ayuntamiento sólo le pedimos que cumpla con las sentencias", añade.