Público
Público

Ecoturismo africano con firma española

Un hotel verde en Guinea Bissau ayuda al desarrollo local

DAVID BOLLERO

El tráfico de drogas y la corrupción política que asuelan Guinea Bissau no llegan al Orango Parque Hotel, situado en el Parque Nacional del mismo nombre. Allí, en plena reserva de la Biosfera del archipiélago de Bijagos, el hotel que compró la Fundación suiza MAVA para sacarlo de los circuitos de turismo masivo se ha convertido en un pequeño oasis para el ecoturismo.

La Fundación para la Conservación de la Biodiversidad y su Hábitat (CDB-Hábitat) se encarga de la explotación del hotel desde 2007. Esta fundación española ya contaba con años de experiencias similares en Mauritania y ahora, gracias al apoyo de la Fundación Biodiversidad, en colaboración con el Organismo Autónomo de Parques Nacionales, la Agencia Española de Cooperación Internacional al desarrollo y la Fundación MAVA, está promoviendo proyectos de desarrollo sostenible.

Nuria El Khadir, coordinadora general de la Fundación CDB-Hábitat y codirectora del proyecto, explica que "hemos diseñado los itinerarios de manera que sean lo más respetuosos posible con el entorno, sin que por ello el visitante pierda la oportunidad de ver, por ejemplo, a los hipopótamos". Orango es el único lugar del mundo donde es posible ver a estos mamíferos en agua salada, en los manglares.

Paralelamente, ya se ha previsto la exploración del resto de los parques nacionales de Bijagos para ampliar estas rutas en función de su valor natural, cultural o paisajístico. A lo largo de las rutas se levantarán construcciones como observatorios o pasarelas que favorezcan la actividad de un modo respetuoso con el medio.

En cuanto a los riesgos que implica el turismo, la coordinadora del proyecto indica que "por lo general se trata de visitantes muy concienciados pero, en cualquier caso, hemos empezado ya a realizar encuestas y a definir, junto al Instituto de Biodiversidad y Áreas Protegidas de Guinea Bissau, los protocolos de comportamiento necesarios para minimizar el impacto sobre el medio ambiente y las poblaciones locales". El objetivo pasa por poder extrapolar esta guía de conducta a la gestión del resto de los parques nacionales.

El pueblo Bijago sobrevive de la agricultura y la pesca en el archipiélago del mismo nombre. El objetivo de la Fundación CDB-Habitat es que la llegada del ecoturismo favorezca la dinamización de una economía local muy primaria. De hecho, hace apenas dos años, GuineTel cifraba en 60 los circuitos disponibles de telefonía en todo el país, por lo que sólo era posible mantener 60 conversaciones telefónicas simultáneas en Guinea Bissau.

Tanto los guías, tras haber recibido la pertinente formación, como los cerca de 15 empleados del hotel, son nativos, con la excepción del gerente, de nacionalidad francesa. "Todo lo que recaudamos a través del ecoturismo se revierte a la población por la vía de los microproyectos", aclara El Khadir. Es el caso de la rehabilitación de la enfermería o de la instalación de cercados eléctricos que impiden el paso de los hipopótamos a los arrozales.

El Parque Nacional de Orango, establecido en 1997, es parte de la Reserva de la Biosfera de Bolama-Bijagos.  Su fauna incluye aves, monos, hipopótamos, manatíes y tortugas verdes. El archipiélago de las Bijagos se compone de 80 islas, 20 de ellas habitadas. Muchas están desiertas por ser suelo sagrado para los Bigajos, por lo que se reservan para la agricultura o para el culto religioso.