Público
Público

Facebook cede datos de contacto a terceros

El usuario tiene que dar permiso, pero los expertos recomiendan no ofrecer información

A. I.

Desde el pasado viernes, bajarse un juego o cualquier otra aplicación de Facebook viene precedido de la siguiente advertencia/pregunta: 'El (nombre de la aplicación) requiere su permiso para efectuar las siguientes acciones: acceder a su información básica y acceder a su información de contacto'.

Aunque el usuario es, por supuesto, el que da permiso para que la conocida red social ceda a los programadores sus datos de contacto, los afectados pueden olvidar algo básico: que, en muchas ocasiones, dicha información incluye el número de teléfono y la dirección que el usuario especificó en su perfil cuando lo abrió.

Por esta razón, una posible medida para evitar las consecuencias de la decisión de Facebook es modificar el perfil, quitando todos aquellos datos de contacto que pueden ser cedidos a terceros, según la nueva normativa de la compañía.

La nueva medida supone un nuevo desafío por parte de Facebook a las agencias que vigilan la privacidad de los datos de sus más de 500 millones de usuarios. En octubre del año pasado, la compañía estadounidense admitió fallos de seguridad en su red, tras hacer público The Wall Street Journal que varias de sus aplicaciones habían estado transmitiendo a otras empresas un número único que identifica a cada usuario de la web, y a partir del cual se podían obtener algunos de sus datos personales.

No era el primer escándalo de Facebook en cuanto a la gestión de la privacidad de sus miembros. Tan sólo tres meses antes, en julio del pasado año, un experto en seguridad recopiló información de más de 100 millones de usuarios. La empresa se defendió con la excusa de que los datos ya eran accesibles antes y, veladamente, culpó a los propios afectados por no haber cerrado sus perfiles.

En mayo de 2010, Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, ya había reconocido que la compañía había cometido 'un montón de errores' en este sentido.