Público
Público

Una hora para diagnosticar el alzhéimer

Un estudio valida la resonancia para distinguir distintos tipos de demencia

AINHOA IRIBERRI

En un futuro, el uso de técnicas de diagnóstico por imagen permitirá, en poco menos de una hora, distinguir entre las personas que sufren deterioros cognitivos de los que padecen alzhéimer.

Un estudio piloto del Grupo de Demencia de la Comunidad de Madrid (DEMCAM) ha confirmado, con una técnica conocida como "resonancia magnética de elevada capacidad", el diagnóstico de 165 pacientes de diversos centros de salud y hospitales madrileños divididos en cuatro grupos: sanos, con deterioro cognitivo leve amnésico, con deterioro multidominio (donde hay ammesia y problemas funcionales) y alzhéimer.

La herramienta ha confirmado el estado de 165 pacientes

Según el radioneurólogo Juan Álvarez Linera, de la Fundación Centro de Investigación de Enfermedades Neurológicas (CIEN) e investigador principal del trabajo, la cura del alzhéimer pasa por dos pasos previos: lograr el diagnóstico precoz de la enfermedad antes de que se produzca la demencia asociada a la misma y desarro-llar tratamientos para esa fase de la enfermedad.

El trabajo español permitirá, según este experto, que, en un futuro, alguien con sospecha de alzhéimer pero sin demencia pueda hacerse una resonancia cuya lectura distinga si padece o no la enfermedad, gracias a un software desarrollado para ello.

"El problema es que ahora no hay ninguna herramienta que permita el diagnóstico sin demencia", comenta Álvarez. Este trabajo, además de demostrar que la resonancia confirma lo que ya habían dicho los test clínicos, supone un avance para la investigación en la enfermedad. De los pacientes seleccionados, aquellos con deterioro cognitivo leve confirmado serán estudiados por el mismo grupo con frecuencia anual. "Esperamos encontrar algún patrón común a los que posteriormente desarrollen alzhéimer", apunta el investigador.

Una vez lograda la identificación precoz, harán falta fármacos para esa etapa

Una vez que se consiga distinguir a los pacientes antes de que desarrollen demencia, será necesario poder administrarles un fármaco que retrase el avance de la enfermedad, una línea en la que trabajan equipos de todo el mundo. El investigador reconoce que aún se tardará en vencer al alzhéimer.