Público
Público

Obtienen diamantes a partir de tequila

Unos científicos mexicanos emplean la bebida para cubrir superficies con una película de carbono cristalizado en estructura de diamante

PÚBLICO

Un grupo de investigadores mexicanos ha dado una vuelta de tuerca a la vieja aspiración de los alquimistas de convertir el plomo en oro. En esta ocasión, los científicos han empleado un popular producto de su tierra, el tequila, para cubrir superficies con una película de carbono cristalizado en estructura de diamante.

Más allá de la apariencia frívola del asunto, el hallazgo aporta una mejora técnica a un proceso de interés en electrónica. Los científicos conocen desde hace tiempo que el diamante, en estado puro un material aislante, se transforma en el perfecto semiconductor si cuenta con las impurezas adecuadas. Evaporando una mezcla de carbono, oxígeno e hidrógeno sobre una superficie, se logra cristalizar una película semiconductora que ofrece propiedades ventajosas respecto al clásico silicio para condiciones extremas de funcionamiento.

Otros autores ya habían trabajado en este proceso empleando mezclas de etanol, el alcohol presente en las bebidas de consumo. El equipo de la Universidad de Nuevo León, dirigido por Víctor Castaño, descubrió que el tequila blanco “presenta de forma natural la composición atómica adecuada para obtener una nucleación apropiada del diamante”, según refleja su estudio, publicado en la web arxiv.org.

Según refleja Science, éste no es el experimento más extraño que se ha emprendido con el mismo fin. Intentos previos de equipos estadounidenses, rusos y japoneses han empleado whisky, vodka o sake, respectivamente. El químico de la Universidad británica de Bristol, Paul May, se lleva el premio al más original: "Una vez produjimos diamante usando como fuente de carbono la grasa procedente de los restos de un kebab de cordero".