Público
Público

Seis de cada 10 mujeres no consigue un orgasmo por debilidad muscular

Tras el parto, por la menopausia o la edad el músculo perineal pierde fuerza, según la Sociedad Catalanobalear de Fisioterapia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Seis de cada diez mujeres no consiguen un orgasmo durante sus relaciones sexuales a causa de la debilidad muscular perineal causada por el parto, la menopausia o la edad, según la presidenta de la Sociedad Catalanobalear de Fisioterapia, Montse Nuevo. Esta sociedad de fisioterapeutas ha organizado en Barcelona una jornada sobre La fisioterapia en la disfunción sexual, que ha contado, entre otras, con una ponencia de la fisioterapeuta Mercedes Blanquet.

En la jornada se ha puesto de manifiesto que la principal causa de las disfunciones sexuales en las mujeres es la debilidad muscular a nivel perineal causada por el parto o la menopausia, que a su vez provoca una disminución del flujo sanguíneo o falta de lubricación, han informado los organizadores en un comunicado. Según Blanquet, 'para abordar este problema es fundamental ir al médico y hacer fisioterapia perineal, que consiste en la reeducación perineal, con la colaboración de un equipo multidisciplinar formado por un ginecólogo, psicólogo o psiquiatra, sexoterapeuta y neurólogo'.

Blanquet también ha destacado 'la importancia de hacer una buena exploración en el momento en que la mujer comienza a detectar una disfunción sexual para descartar problemas estructurales que deriven en tensiones en la musculatura que actúen sobre el comportamiento clitoriano y vaginal'. Otras disfunciones de origen psicológico, como el vaginismo o la dispareunia, se tratan con terapias no invasivas como la dilatación vaginal progresiva, la relajación o la potenciación muscular, ejercicios de focaliación y liberación de la pelvis.

En estos casos, se debe tener presente las creencias, la educación y el bienestar mental de cada persona, por tanto 'es imprescindible la colaboración entre fisioterapeutas y psicólogos', según Blanquet. Los especialistas consideran que la falta de tono disminuye la sensibiidad sexual, los músculos se vuelven más laxos y hacen que las mujeres no reciban suficiente estimulación, la fuerza de las contracciones es menor y los orgasmos menos intensos e incluso, en algunos casos, no se llegan a conseguir. Según los organizadores de la jornada, en el caso de los hombres solamente cuatro de cada diez presentan disfunciones sexuales habitualmente físicas, como son trastornos eréctiles.