Público
Público

Se vende rareza; razón en Internet

Cada día se pueden encontrar más de 100 millones de artículos extraños y de colección en la Red

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Busques lo que busques, se encuentra en Internet. Ésta parece ser la máxima de millones de coleccionistas para los que la Red se ha convertido en un paraíso. Para dar servicio a los compradores de objetos de colección o, simplemente, para ofrecer productos más baratos, hay millones de vendedores que se deciden a hacer una página personal en las que pueden exponerlo sin realizar una gran inversión. En paralelo, la mayoría de ellos también suele poner sus ofertas en eBay, el que se ha convertido en el mayor mercado de compra y venta en Internet de todo el mundo. Diariamente se pueden encontrar a la venta un promedio de 105 millones de artículos y, aunque está plagado de anécdotas y picaresca, la venta de productos a través de este sistema se ha convertido en una fuente de ingresos extra para millones de personas en todo el mundo.

La leyenda atribuye el origen de la página a una anécdota: se dice que su fundador, Pierre Omidyar, creó eBay en 1995 con la intención de completar la colección de caramelos Pez de su novia, aunque el origen de la misma fue bastante más complejo. Omidyar fue un visionario del comercio electrónico, y pretendía que el poder recayera en manos de los particulares. Cuando abrió la página al público con la intención de que todos los usuarios registrados pudieran comerciar en ella a cambio de una comisión, el primer objeto que se vendió fue un puntero láser inservible. Ahora, ante el riesgo de convertirse en víctima de su propio éxito, la compañía ha tenido que extremar las medidas de seguridad sobre los objetos que se ponen a la venta.

El éxito de la anécdota
Responsables de eBay España se muestran agradecidos a las anédotas que han contribuido a popularizar su sistema. Para ellos, el reto consiste en conseguir que una persona que entra en la página por una cuestión puntual entre a formar parte de la comunidad. El intento de poner a la venta el propio voto en las pasadas elecciones del 9 de marzo o el comercio con los puntos del carné de conducir son ventas prohibidas, tanto en el mundo real como en Internet, y por ello los anuncios se eliminan rápidamente. 'También hay objetos que no están prohibidos pero que se retiran por sentido común o por respeto a terceros', apunta Clelia Morales, la responsable de comunicación del sitio de subastas.

Pero poco pueden hacer los responsables de eBay para evitar la picaresca, como la del usuario que decidió vender un amigo invisible y su mascota imaginaria mediante un documento manuscrito de cesión en el que se detallaba que el comprador debería 'garantizar los correctos cuidados que necesitan'.

Pese a la popularidad de este tipo de anuncios minoritarios, se calcula que un millón de personas en el mundo viven de lo que venden en este sistema, una cifra que en España alcanza las 5.000.

La mayor colección de música de la historia

Una discoteca catalogada meticulosamente y protegida en un almacén fue la estrella de eBay el mes pasado. Su propietario, Paul Mawhinney, valoraba por encima de los 50 millones de dólares su colección de tres millones de vinilos y 300.000 compactos, aunque se vendió por algo más de 3 millones. Este aficionado alegaba problemas de salud para explicar su venta.

 

Subastar la propia vida

Un australiano ha decidido subastar todo lo que tiene en la vida a través de la Red tras un fracaso amoroso. Aunque la idea pueda resultar chocante, no es el primero que lo hace, ya que otra persona subastó hace un año todo lo que le rodeaba, incluyendo sus relaciones personales y su trabajo. Otros llegan un paso más allá y, utilizando su imaginación y su caradura, subastan amigos imaginarios.

La seguridad nacional, en riesgo

El sentido común recomienda formatear los dispositivos digitales antes de venderlos. No lo hizo la persona que, sin saber a quién había pertenecido un disco duro, lo puso a la venta. Su propietario anterior había sido el gobernador de Arkansas, Mike Beebe. Por 69 dólares, un ciudadano adquirió 120 GB de almacenamiento y los teléfonos de varios senadores y congresistas.

La venta reivindicativa 

Nadie se planteó adquirir la basura que se convirtió en el paisaje más habitual de las calles de Nápoles el pasado enero. Pero un usuario decidió protestar contra la situación poniendo un anuncio en el que ofrecía 100.000 toneladas de desechos bajo el argumento “Compren enormes cantidades, pagarán los gastos por el transporte una sola vez. Gracias”, y añadía que se trataba de una campaña “de más de 30 días”.  

 

Una película sin precio

Una película en formato HD DVD tiene una venta de segunda mano difícil, y más si se pretende obtener una buena cantidad de dinero por ella. En el caso de Bee Movie, ni siquiera llegará a las tiendas en ese formato debido a que Toshiba se retiró de la lucha por la alta definición antes de su lanzamiento masivo. Aún así, alquien obtuvo una copia de la misma y en Internet alcanzó un precio de 400 dólares.