Público
Público

Chile Cinco canciones de la Nueva Canción Chilena para recordar a Víctor Jara

Te proponemos cinco canciones históricas para recordar a Víctor Jara en el 45 aniversario de su asesinato

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

Mural dedicado a Víctor Jara en Santiago de Chile./Wikipedia

Se cumplen 45 años del asesinato de Víctor Jara. Tras el golpe de Estado de Pinochet, el cantautor fue trasladado al Estadio Monumental de Chile junto a otras cinco mil personas vinculadas a los movimientos progresistas del país andino y fueron asesinados en una purga que terminó extendiéndose en el tiempo casi dos décadas.

«Somos aquí diez mil manos
que siembran y hacen andar las fábricas»

En sus últimos versos el cantante narró el drama que aconteció en aquel campo de fútbol,  seguramente con la impotencia de ver a la muerte de la mano de la injusticia social y política. "Somos cinco mil",  se atrevía a rimar antes de morir. Tras más de cuatro décadas de su asesinato, en Público, recopilamos algunos de los temas más emblemáticos de la histórica Nueva Canción Chilena en la que Jara tuvo un protagonismo imperante.

A desalambrar

Si por algo destacó el Gobierno de Unidad Popular de Chile fue por su reforma agraria con la que expropió más de 4.000 latifundios, que fueron repartidos entre las capas campesinas. La labor del Ejecutivo de Salvador Allende no fue novedosa en iniciativa ya que sólo se continuó con la ley promulgada por el anterior gobierno chileno, sin embargo, se intensificó el reparto de tierras, diluyendo, si cabe, la brecha social. 

Estas realidades políticas iban acompañadas por una banda sonora que emanaba del pueblo. Tanto, que era habitual que los cantores de la Nueva Canción Chilena pusieran sus voces al servicio de las causas populares. Este es el caso de A Desalambrar, una canción que llamaba a la emancipación campesina: "Que la tierra es nuestra/ y no del que tenga más", entonaba Víctor Jara.

La muralla

Los lazos de hermandad que crearon los cantantes chilenos, posibles gracias a la creación de peñas culturales como la de Los Peña, posibilitaron que el género de la canción de autor fuera capaz de unificarse en torno a una discográfica progresista como fue la DICAP, fuertemente vinculada a las Juventudes Comunistas Chilenas. Entre sus bandas y artistas de renombre estaba Quilapayún, un colectivo dirigido por Víctor Jara que rejuveneció la música folklórica del país andino. 

El pueblo unido jamás será vencido

Más que una canción es una premisa a la que las clases populares no han renunciado nunca: unidad para luchar contra las injusticias. Esta es la idea que emana de la letra de Inti Illimani que, junto a Venceremos, se convirtió en un clamor que quedó congelado para siempre en el tiempo. Tanto, que el estribillo de esta canción, entonada con un ritmo de marcha, se ha podido escuchar durante muchas protestas ciudadanas históricas de los países de habla hispana. Sin irnos muy lejos, las clases populares lo cantaron en aquellas jornadas de reivindicación social que llenaron las plazas de España durante el 15M.

Porque los pobres no tienen

Violeta Parra, pieza clave del fenómeno musical de la Chile democrática que precedió a la dictadura de Pinochet, dejó entre sus composiciones musicales un tema revolucionario en el que señalaba el carácter represivo de la Iglesia para con las clases obreras y campesinas. "Y para seguir la mentira/ lo llama su confesor/le dice que Dios no quiere/ ninguna revolución/ ni pliego ni sindicato/ que ofende su corazón". 

Vientos del pueblo

Víctor Jara no "cantaba por cantar". Murió en el 73 por ello. Por poner su voz al servicio de una causa. Quizá, Vientos del pueblo sea la canción que represente mejor lo que el cantautor significó para la historia cultural de Chile, pero también muestra parte de su carácter rebelde y contestatario. "No me asusta la amenaza,/patrones de la miseria,/la estrella de la esperanza/ continuará siendo nuestra".