Público
Público

Declaración Mercartes: una hoja de ruta para sacar a las artes escénicas de la asfixia

Entre las medidas propuestas el sector solicita la coordinación efectiva entre los diferentes niveles de la administración, además de una nueva política de fomento y una adaptación normativa en materia de contratación y fiscalidad.

Escuela Superior de Artes Escénicas de Málaga
Alumnos de la Escuela Superior de Artes Escénicas de Málaga (ESAEM), durante una clase de danza. Carlos Díaz / EFE

"Pase lo que pase ningún virus nos va a impedir que mantengamos nuestro compromiso con la reflexión, el pensamiento y la búsqueda", ha esgrimido Amaya de Miguel, directora general del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), durante la presentación de un hoja de ruta que busca paliar la delicada situación en la que se haya el sector de las Artes Escénicas y de la Música en nuestro país.

El documento se ha consensuado en una serie de mesas de trabajo celebradas en los últimos meses y en las que han participado 29 asociaciones y federaciones, en representación de los agentes del sector de las artes escénicas y de la música. Se trata, como ha recordado la directora del INAEM, de un intento por "tejer redes y alianzas" entre el sector y las instituciones que permitan sobrellevar los destrozos de la pandemia.

"No podíamos afrontar la realidad que se avecina con los elementos tradicionales, es en momentos de profunda crisis cuando más necesario es el diálogo y la búsqueda de soluciones compartidas. Las artes escénicas no son otra cosa que equipo, cooperación y red de trabajo, en ocasiones la situación puede ser descorazonadora pero siempre resulta apasionante", ha subrayado De Miguel. 

El resultado de este trabajo colaborativo es la Declaración Mercartes (Mercado de las Artes Escénicas), documento que reúne, según sus ideólogos, una "serie de medidas que buscan actuar como revulsivo estructural del sector, y generar un entorno para que la práctica profesional de las artes escénicas y de la música sea más sostenible, menos precaria y más digna a lo largo de toda su cadena de valor".

En concreto, estamos ante un texto que recoge, tal y como ha desgranado la actriz Gloria Muñoz, dieciséis medidas "realistas y coherentes", orientadas a conseguir, entre otros objetivos, una "mejor y más eficaz" coordinación entre las administraciones públicas. Un conjunto de propuestas para tiempos difíciles que, en palabras de Nines Carrascal, comisaria de Mercartes, instan a "reinventar" el sector, porque "toda adversidad supone una oportunidad para pensar".

Y entre las medidas propuestas el sector solicita la coordinación efectiva entre los diferentes niveles de la administración; subsidiariedad responsable, además de un plan estratégico común que guíe a todas las administraciones y una nueva política de fomento. Además de la adaptación normativa en materia de contratación y fiscalidad; planes coordinados de financiación para optimizar recursos y transferencia de conocimiento y gestión eficiente.

La Declaración reseña la necesidad de un marco regulatorio para el "streaming" y los productos digitales y que se exploren nuevas formas jurídicas para articular la actividad del sector. También solicitan la modificación urgente de la Ley de Contratos del Sector Público (LCSP) para eliminar duplicidades y requerimientos que no atienden a las necesidades particulares del sector y la consideración global del sector de las artes escénicas y de la música.

"Invertir en cultura es rentable"

Carlos Morán, presidente de La Red Española de Teatros, Auditorios, Circuitos y Festivales de Titularidad Pública (La Red) y Jesús Cimarro, presidente de la Federación Estatal de Asociaciones de Empresas de Teatro y Danza (Faeteda), han explicado la urgencia de estas medidas ante la precariedad estructural que afecta al sector.

"El sector de las artes escénicas y de la música en España en estos momentos vive una situación muy delicada, tras el año y pico que llevamos de pandemia. Hemos resistido. Estamos resistiendo. Y parte de ese mantener las puertas abiertas, pasa por la gestión de las Administraciones Públicas. Invertir en cultura es rentable. Pero hay que invertir con eficacia. Somos un activo social y económico", ha lamentado Jesús Cimarro.

Por su parte, Carlos Morán ha querido hacer hincapié en que, "si se actúa correctamente en la coordinación institucional, en las políticas fiscales, en las políticas de ayudas y la legislación, el sector de las artes escénicas y de la música dará ese salto cualitativo que va a ayudar en lo económico, en lo social, incluso en la salud de las personas. Ganar el futuro es apostar por la cultura, que, por cierto, ha demostrado ser un activo con capacidad contrastada para ayudar a salir de la crisis y reconstruir la sociedad".