Público
Público

La fiesta (de la conducción) nunca termina en Ibiza

La segunda parte de Test Drive Unlimited' se desarrolla en la isla balear más cool'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Con su propuesta de conducción libre en mundo abierto, a completa disposición del jugador, el primer Test Drive Unlimited (2007) fue un soplo de aire fresco en los video-juegos de carreras. Una manera notable de volver a darle peso a una franquicia histórica, que se remonta a 1987. Test Drive Unlimited 2 vuelve con una premisa parecida, pero el escenario en esta ocasión es la isla de Ibiza, con sus calas, sus montes y sus carreteras perdidas.

Con Ibiza como escenario, están claras las cartas a jugar por parte de Eden Games para atraer al jugador. TDU 2 arranca en una fiesta en la que nos vemos enredados en una mecánica que incluye cochazos de lujo, casoplones, ropa cara, peinados imposibles y una banda sonora capitaneada por Paul Oakenfold. Pero muy pronto la historia se nos queda pequeña y TDU 2 nos invita a recorrer kilómetros a nuestro ritmo, participando en carreras y subiendo en la escala social de la isla, lo que nos llevará a comprar nuevos coches y casas.

Partiendo de una conducción arcade, ideal para todo tipo de públicos, el mayor acierto de TDU 2 es la progresión del jugador a partir de niveles (hasta 60), según cuatro rangos: competición, descubrimiento, colección y social, esta última la más interesante, puesto que como híbrido entre conducción y MMO, lo ideal es que compitamos con otros en carreras y formemos clubs con otros amigos, lo que nos garantiza que la fiesta (de la conducción) nunca termine.