Público
Público

"La imaginación desarrolla el loco que llevamos dentro"

J. LOSA

'Yo de pequeño jugaba a inventarme personajes y a vivirlos y siempre he pensado que de alguna manera todos los seres humanos vivimos con nuestras propias máscaras'. Así es como el escritor y periodista Fernando Delgado explica cual fue el germen de su último libro También la verdad se inventa, novela plagada de personajes estrambóticos que pone de relieve el derecho de cada cual a vivir su propio imaginario.

Fernando Delgado, autor de novelas como La mirada del otro (Premio Planeta 1995, llevada al cine por Vicente Aranda), No estabas en el cielo (1996) o Isla sin mar (2002), ha trabajado como periodista en prensa, radio y televisión, y recibió el premio Ondas por su tarea de difusión cultural en los telediarios de fin de semana de TVE.

El escritor se sirve de un programa radiofónico en el que cada noche se da cabida a un nutrido y estrafalario grupo de testimonios para reflexionar sobre la identidad y la sexualidad. 'La radio no sólo es un medio de comunicación de información sino que es también un medio de expresión y ha sido el medio que ha permitido desarrollar más la imaginación del otro. Cuando se abrió la radio al teléfono esa necesidad de imaginar con la radio se convirtió también en un ejercicio participativo de imaginación', explica el escritor. 'Yo defiendo el derecho a vivir el propio imaginario y a desarrollarlo; quiere decir que la imaginación es una gran riqueza y que desarrolla mucho al loco que todos tenemos dentro... Santa Teresa decía de la imaginación que era la loca de la casa y todos llevamos dentro esa loca'.

 Muchos de los participantes en este confesionario nocturno conducido por Almudena Farizo esconden sus nombres o sus identidades, sugiriendo un juego de máscaras, falsas apariencias y una preocupación por la identidad. 'A veces somos más reconocibles en aquellos otros que nos habitan, es decir, en lo que somos por dentro más que en lo que parecemos por fuera'. Y en ese mar de dualidades se trata también la ambigüedad sexual por medio de varios personajes. Para Fernando Delgado, la sexualidad 'no se explica' y tiene mucho que ver con la 'imaginación' y la 'libertad' de cada uno e incluso considera que 'no hay sexualidad sin imaginación'. En este sentido, el escritor ha aprovechado para referirse a las polémicas declaraciones del obispo de Alcalá en las que relacionaba la homosexualidad con la prostitución. 'Creo que Dios lo ha castigado porque siendo tan homófobo tiene unas maneras muy femeninas de manifestarse de manera que a lo mejor estamos en el caso contrario a un personaje de mi novela que en apariencia es un ser muy femenino y dentro de él habita un gran machote'.