Público
Público

'El imperio del dolor' Radden Keefe defiende un periodismo de investigación "para todos"

El autor de 'El imperio del dolor' ha hablado en Barcelona sobre el oficio periodístico en una conversación con la periodista Mònica Terribas en la que ha destacado la importancia del periodismo de investigación. El popular periodista y escritor presenta este jueves su último libro en Madrid.

Un momento de la presentación del nuevo libro del periodista americano Radden Keefe.
Un momento de la presentación en Barcelona del nuevo libro del periodista americano Radden Keefe. CCCB

Del acto de este miércoles por la tarde en Barcelona podría decirse que la idea que lo ha recorrido ha sido la reivindicación del periodismo, y muy en particular del periodismo de investigación. Patrick Radden Keefe (Bruselas, 1977) ha hablado con la periodista Mònica Terribas en el Centro de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB) sobre el oficio de periodista.

Radden Keefe ha presentado en Barcelona El imperio del dolor (Reservoir Books), un libro resultado de una larga investigación periodística de la familia Sackler, una de las dinastías empresariales más importantes de los Estados Unidos. Su autor también lo es de Say nothing (No digas nada), un exitoso libro sobre el conflicto en el Norte de Irlanda.

El origen de la fortuna de los Sackler (un apellido, como recuerda el autor, que se encuentra en las placas de las instituciones culturales más distinguidas del mundo, desde Harvard hasta el Louvre pasando por el Museo Metropolitano de Nueva York, como mecenas) siempre ha estado rodeada por una cierta oscuridad, hasta que hace unos años se reveló que detrás de ella había el OxyContin, uno de los analgésicos que se encuentra detrás de una epidemia que azota EEUU desde hace años: la de los opioides.

Con efectos similares a los de la heroína y la morfina, OxyContin ha generado incluso un mercado negro

OxyContin (el nombre comercial para el oxicodona) tiene un considerable potencial para generar adicción, un rasgo que los comerciales de Purdue Pharma (una de las empresas propiedad de los Sackler) procuraban esconder a sus clientes. Con efectos similares a los de la heroína y la morfina, OxyContin ha generado incluso un mercado negro para satisfacer una demanda que los canales legales no pueden.

Ni la pandemia de la covid-19 ha frenado esta crisis sanitaria, que sigue cobrándose las vidas sobre todo de una agotada clase trabajadora estadounidense. El libro de Radden Keefe consiguió sacar de la oscuridad y poner bajo el foco de la opinión pública la responsabilidad de los Sackler en esta crisis.

Para un público amplio, sin perder el rigor

Radda Keefe ha comenzado recordando que lleva más de una década escribiendo para la revista The New Yorker. Con una manera de trabajar muy poco común y que le hace "sentirse afortunado", como periodista puede escoger libremente los temas sobre los que quiere escribir y cuenta con el pleno apoyo del medio, tanto en términos económicos como de tiempo. "Soy afortunado, especialmente en los tiempos que corren", ha reiterado, como si la frase necesitara algún tipo de confirmación para cualquiera que conozca, aunque sea superficialmente, el funcionamiento interno de los medios de comunicación españoles.

Portada del libro 'El imperio del dolor'.
Portada del libro 'El imperio del dolor'.

En el caso de El imperio del dolor, el autor ha señalado como este apoyo fue clave ya que, evidentemente, los Sackler no quisieron dar ninguna entrevista -en realidad no dan entrevistas a nadie-, con lo cual se necesitaba hablar con mucha de la gente de su entorno y con muchas de las víctimas de la epidemia de opioides para poder abordar el tema como es debido. Para describir los Sackler, Radden Keefe ha recurrido a una metáfora cinematográfica: "El malo de la película no cree que sea el malo, cree que es el héroe". "Ellos se consideran inocentes", remachó. Después lamentó como en los procesos judiciales en EEUU los Sackler han salido indemnes aunque se ha condenado a sus empresas. "Mientras se siga condenando a las empresas, y no a sus responsables, las empresas se disolverán y los ejecutivos continuarán haciendo lo que hacían en otra firma", ha criticado.

Hablando del periodismo de investigación en términos más generales, Radden Keefe ha manifestado que es importante que el resultado de sus investigaciones sean "libros, no para académicos ni especialistas", aunque "con rigor", como se ha apresurado a precisar- y que sean sobre todo "accesibles a todo el mundo". En este sentido, ha comparado los libros con un pato que nada: sobre la superficie del agua parece que avanza con fluidez, pero por debajo debe estar moviendo constantemente las piernas para seguir avanzando. "Si queréis ver cómo se mueven las patas del pato, id a las notas a pie de página", recomendó. "Pero tampoco hace falta", añadió, medio en broma.

Durante más de una hora de conversación con Terribas en la que ha ido intercalando opiniones sobre el mundo del periodismo, explicaciones sobre los métodos del periodismo de investigación y anécdotas sobre El imperio del dolor y Say nothing, Radden Keefe también ha comentado por ejemplo la dificultad a la hora de entrevistar al ex-presidente del Sinn Fein Gerry Adams ("un hombre que ha sido entrenado para no responder a un interrogatorio policial"). Radden Keefe viajará este jueves a Madrid a presentar El imperio del dolor. Lo hará a las 19:00 horas en la Fundación Telefónica.