Público
Público

Íñigo Errejón: "Hay que repartir el empleo entre todos y no crear trabajo precario"

El número dos de Podemos se cuestiona "por qué cada vez somos más pobres si producimos más" o "cómo es posible que con el miedo que hay en las calles, la sociedad esté cada vez más fragmentada en lugar de hacer un frente común".

Jorge Moruno e Íñigo Errejón durante la presentación del libro 'La fábrica del emprendedor' / A.I

MADRID.- La crisis ha acentuado un problema que venía marcando nuestra sociedad y el mercado de trabajo español desde los años setenta: la exaltación del individualismo y la soledad a la que hace referencia "la figura del emprendedor". Esas son las principales ideas que defiende el libro La fábrica del emprendedor, que ha presentado esta tarde su autor y responsable del blog La revuelta de las neuronas en este diario, Jorge Moruno, junto al número dos de Podemos, Íñigo Errejón.

"Hay que repartir el empleo entre todos y no crear trabajo precario", señalaba el miembro del partido morado en relación a la actual situación del empleo en España; palabras que contrastan totalmente con las del presidente Mariano Rajoy al respecto.

Errejón también ha destacado cuatro de los puntos de los que Moruno reflexiona en el libro: "por qué cada vez somos más pobres si producimos más"; "cómo es posible que con el miedo que hay en las calles, la sociedad esté cada vez más fragmentada en lugar de hacer un frente común"; "la estrecha relación que hay entre trabajo y política"; y lo necesario que es "dejar de mirar al pasado con nostalgia y rebatir todo aquello que ya nos venía dado".

El sociólogo y escritor Jorge Moruno combina la investigación sobre las transformaciones del trabajo con la práctica laboral, donde su experiencia siendo teleoperador, informador turístico, reponedor, administrativo o parado le "ha servido enormemente para poder sacar adelante este proyecto".

"Solo siendo capaces de organizarnos, de manera que la cooperación domine a la competencia, podremos empezar a construir la subversión contra el totalitarismo de la empresa, entendida como mercado", decía Moruno.

El pasado año el 92% de los trabajos fueron temporales y más de la mitad de todos esos empleados acabaron en la calle en menos de un mes. Se crea, por tanto, lo que el autor define como "falta de estabilidad e imposibilidad de que los trabajadores puedan reflexionar sobre cómo quieren enfocar su vida".

Moruno incidía en cómo hemos dedicado nuestra vida al trabajo y eso "ha supuesto que ante una ausencia, gran parte de la sociedad haya caído en la exclusión y la precariedad".

En el libro refleja lo que considera que el trabajador necesita: "un ingreso estable y sentirse útil para la sociedad", a la par que cuenta cómo hay que conseguir llegar a un "modelo de multiactividad, donde el trabajador, y no la empresa, sea dueño de sus decisiones".