Público
Público

OSCAR 2019 Las envidias, torpezas y prejuicios en los Oscar 2019

La 91 gala de los Oscar, donde se decidirá una batalla esencial en la guerra de Netflix con los exhibidores, destapa el clasismo y la envidia de algunos intérpretes mexicanos, prohíbe la entrada a homófobos y vuelve a reivindicar a las mujeres

Yalitza Aparicio, protagonista de 'Roma'

Netflix va a ganar una de las batallas esenciales de la guerra que la plataforma ha abierto con los exhibidores de cine. Si las cosas no se tuercen en el último segundo, y todo indica que no será así, el Oscar a la Mejor Película y, probablemente, a la Mejor Dirección y Mejor Película de Habla no Inglesa, serán para Roma, de Alfonso Cuarón, una producción de Netflix y una de las películas que menos se ha visto en el cine este año (en España solo se ha exhibido en cinco salas). Ya no hay excusas. El plazo ha expirado. El debate de las ventanas de exhibición no se puede posponer ni un minuto más.

Y Netflix y Roma son los nombres que más suenan desde hace semanas en Los Ángeles, a pesar de las escandalosas torpezas de la Academia de Hollywood que se ha desvivido por llamar la atención todo este tiempo y acaparar todo el protagonismo. Son solo dos de las claves de los Oscar 2019, una ceremonia que cada año sirve de escaparate no solo del cine, sino también de las corrientes –más y menos deseables– de nuestro mundo.

La ira clasista y la envidia

La nominación de Yalitza Aparicio, la protagonista de Roma, a la Mejor Actriz, ha desatado la ira clasista y racista y la envidia entre los intérpretes mexicanos. Debutante en el cine, esta indígena oaxaqueña recibió lindezas de sus nuevos compañeros, como la del actor Sergio Goyri, que se quejó de que hubieran elegido “a una pinche india” o las del chat que crearon unas actrices que pretendían que la Academia de Hollywood no la tuviera en cuenta entre los candidatos. Ello, además de las insultantes declaraciones sobre su físico: “La suerte de las feas”.

Mahershala Ali, en 'Green Book'

El presentador fantasma

Las voces de denuncia que se han escuchado en las últimas ceremonias de los Oscar –contra la discriminación de los negros y latinos, y contra las mujeres– han calado y ahora en Hollywood, por fin, se lo piensan dos veces antes de actuar. Prohibido el paso a racistas, xenófobos, machistas… y homófobos. Esta será una gala sin presentador –la primera desde 1989– tras la renuncia del cómico Kevin Hart, que se echó para atrás por unos chistes homófobos que hizo en el pasado. Unas cuantas estrellas irán anunciando y entregando los premios.

¿Dónde están las mujeres directoras?

El colectivo de mujeres del cine es imparable y son ya unas cuantas las victorias que ha conseguido. Una de ellas, sin duda, que se cuestione siempre la ausencia de las mujeres en el cine. Hoy son muchas las voces –y no solo en EE.UU.– que se preguntan ¿dónde están las mujeres directoras en estos Oscar 2019? En sus 91 años de historia, solo cinco mujeres han sido nominadas a la Mejor Dirección.
Liz Tucker, presidenta de Mujeres en el Cine y la Televisión del Reino Unido, ha recriminado a la Academia que no estuviera nominada Marielle Heller y su filme ¿Podrás perdonarme algún día? y ha dicho: “Uno no discute a los nominados a Mejor Película, son ​​todas películas geniales, pero ¿son las mejores películas?”, antes de añadir que a las mujeres y sus películas se les dedica mucho menos dinero y esfuerzo en las campañas de nominados.

Aquí están las mujeres

En las categorías estrella de Mejor Película y Mejor Dirección no están las mujeres, sin embargo, esta año la cineasta libanesa Nadine Labaki ha hecho historia al convertirse en la primera directora árabe que aspira a un Oscar, el de Mejor Película en Lengua no Inglesa por Cafarnaúm. Además, en la sección de Película Documental, Elizabeth Chai Vasarhelyi, codirectora con Jimmy Chin de Free Solo, tiene muchas posibilidades de alzarse con el Oscar, lo mismo que Betsy West y Julie Cohan, con RGB.

Deborah Davis, autora con Tony McNamara de La favorita, tiene muchos puntos para llevarse el premio al Mejor Guion Original. Y en la sección de Guion Adaptado está nominada Nicole Holofcener, por su trabajo junto con Jeff Whitty en ¿Podrás perdonarme algún día?

Por último, Marianne Farley es una de las preferidas en Mejor Cortometraje de Ficción por Marguerite. En Cortometraje de Animación, una mujer lleva las mejores papeletas para ganar: Domee Shi, por Bao. Aunque tendrá que medirse con Louise Bagnall por Late Aftenoon y Alison Snowden, por Animal Behaviour. Y en Cortometraje Documental, Rayka Zehtabchi está nominada por Period. End of Sentence.

La indecisión de la vergüenza

Todos a una. Los cineastas de todo el mundo han puesto en el grito en el cielo ante una de las mayores torpezas de la Academia de Hollywood. Esta pretendía –felizmente se ha rendido– entregar los Oscar de Mejor Fotografía, Mejor Montaje, Mejor Cortometraje de Ficción y Mejor Maquillaje y Peluquería en las pausas de la gala. “Relegar estas artes esenciales del cine a un estatus menor en la 91 edición de los Oscar no es nada menos que un insulto a aquellos de nosotros que hemos dedicado nuestras vidas y pasiones a nuestra profesión”, han escrito en una carta encabezada por Martin Scorsese y Quentin Tarantino.

Rami Malek, en 'Bohemian Rhapsody'

La taquilla o el talento

Esta gala de los Oscar decidirá entre la taquilla y el talento en algunos de sus apartados. Y, sin duda, será el de Mejor Actor el que contenga más polémica. Con todas las quinielas a favor de Rami Malek, por su papel en la súper taquillera Bohemian Rhapsody, son muchos los que sentirá la injusticia de este Oscar si lo gana este actor. El trabajo que hace Viggo Mortensen en Green Book o el de Willem Dafoe en Van Gogh, a las puertas de la eternidad son magníficos. Y no hay que olvidar a Christian Bale en El vicio del poder. Del que sí se han olvidado a los académicos ha sido de Ethan Hawke, impresionante en El reverendo, la película de Paul Schrader que debería estar mucho más presente en estos Oscar.

¿No eran protagonistas?

Y hablando de actores, la nominación de Mahershala Ali a Mejor Actor de Reparto por Green Book es bastante cuestionable. Ganador del Oscar en 2017 por Moonlight, podría estar perfectamente entre los protagonistas. Son estrategias de las productoras y en este caso, pese a la duda, es muy probable que hayan dado en el clavo y el intérprete conquiste el Oscar.

Y Pawel Pawlikowski

El cineasta polaco Pawel Pawlikowski vuelve a estar nominado en la gala de los Oscar. Tras conquistar el premio a la Mejor Película de Habla no Inglesa en 2015 por la asombrosa Ida, este año aspira al Oscar en esta misma categoría por Cold War, una auténtica joya que le ha valido merecidísimamente la nominación a la Mejor Dirección. Además, su película opta al galardón a la Mejor Fotografía (Lukasz Zal). Estos serían premios para el verdadero talento.