Público
Público
Mumford & Sons

Los otros Winston Marshall: músicos que jalearon a la extrema derecha 

El músico británico recomendó en su cuenta de Twitter un libro del periodista norteamericano Andy Ngo, vinculado a la extrema derecha. La polémica suscitada por el tuit le ha hecho abandonar la banda que fundó. Desliz o no, son muchos los músicos de talla internacional que han flirteado con postulados próximos al fascismo.

Winston Marshall, de Mumford & Sons
Winston Marshall, de Mumford & Sons, durante una actuación en Las Vegas el 21 de septiembre de 2019. Ethan Miller / AFP

La polémica se remonta a principios de marzo pero ha detonado en los últimos días. Winston Marshall, ya exmiembro de las banda británica Mumford and Sons, se ha visto envuelto en un aluvión de críticas a raíz de un tuit publicado hace cuatro meses en el que recomendaba abiertamente el último ensayo de Andy Ngo, un mediático periodista estadounidense conocido por su relación con la extrema derecha.

Ante la marea de críticas, el músico ha decidido finalmente abandonar la banda que vio nacer. Lo hace a través de un comunicado en el que explica que su decisión trata de que lo sucedido no "afecte a la banda y las familias que la rodean". También carga contra una "mafia viral" que le ha querido situar en postulados próximos a la derecha, un marco que asume en su nota: "No hay nada de malo en ser conservador". 

El libro de marras por el que se origina la polémica –con infausto final para los seguidores de Mumford and Sons– lleva el nombre Unmasked: Inside Antifa's Radical Plan to Destroy Democracy (Desenmascarados: dentro del radical plan Antifa para destruir la democracia). Un volumen instalado en la difamación en el que su autor señala y criminaliza a activistas de izquierdas. 

Además, la hemeroteca de Ngo no admite muchas medias tintas. Sus coqueteos con la extrema derecha hace mucho que sobrepasaron el mero flirteo y acabaron en el lecho. Medios como Los Angeles Times evidencian los vínculos del periodista con la extrema derecha y los grupos ultra. "Hay que tomarlo en serio. No porque sea un libro serio, no es nada de eso, sino porque la prominencia de Ngo es una evidencia de que se seguirán plantando banderas falsas, en el mismo suelo donde los reaccionarios violentos han derramado sangre", sentencia el citado diario.

Marshall no está solo

El apoyo público del músico Winston Marshall a las tesis de Ngo no es algo inédito. Guste o no, el banjista de sedosa melena no está solo. Muchos son los autores, especialmente en Estados Unidos, que han mostrado su apoyo más o menos velado a postulados ultraconservadores. Del brillo de sus melodías, de la emoción y el desgarro de sus voces, a una apuesta decidida por políticas supremacistas y ultrarreligiosas.  

Es el caso, por ejemplo, del músico Alice Cooper, que no dudó en su día en elogiar a la política Sarah Palin, miembro destacado del movimiento populista ultraconservador Tea Party. También es conocido su apoyo incondicional a Bush durante las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2004, un apoyo que el músico de Detroit justificaba como contraposición a los artistas que mostraron su compromiso con los demócratas.

Ted Nugent: "Obama es un pedazo de mierda. Me puede chupar la ametralladora"

Otro ilustre conservador lo encontramos entre las filas de una de las más icónicas bandas de punk rock. El que fuera único guitarrista de los Ramones, Johnny Ramone, profesó durante su vida un patriotismo extremo que le llevó a justificar los antojos bélicos de presidentes tan escorados a la derecha como Reagan o el ya citado Bush. Incluso tuvo a bien ideologizar el punk, llegando a declarar que "el punk es de derechas". 

Y en la nómina de los más reaccionarios nos topamos con el insigne músico Ted Nugent, cantante, compositor, guitarrista y auténtico activista republicano. Conocidas son sus arengas contra la inmigración, también contra todo lo que huela a progresía o a Estado. Nugent es una ferviente defensor del derecho a poseer armas de fuego y de la caza. Obama es una de sus obsesiones. 

Sirvan estas declaraciones, recogidas por un medio local, a modo de aperitivo: "Creo que Barack Hussein Obama debería ser encarcelado. Está claro que es un comunista, Mao Tse Tung vive, y su nombre es Barack Hussein Obama. Este país debería sentirse avergonzado. Me da ganas de vomitar. Obama es un pedazo de mierda. Me puede chupar la ametralladora".

Otro músico que encuentra en la figura de Obama el objetivo de sus invectivas es Hank Williams Jr. –no confundir con su padre, leyenda del country– que no dudó, en una de sus bravatas, en comparar a Obama con Hitler. Un desaire más dentro de un historial que le ha llevado a decir cosas de este calado durante un concierto en Iowa: "Tenemos un presidente musulmán que odia el mundo rural, que odia el Ejército y que odia a Estados Unidos..., nosotros lo odiamos a él".

Sea como fuere, lo cierto es que mientras proliferan los extremistas guitarra en ristre, siempre nos quedará la música y la leyenda de autores como Pete Seeger, Neil Young, Woody Guthrie o Joe Strummer. Artistas que han sabido comprometerse con el tiempo que vivían y que pusieron su música al servicio de una sociedad más justa.