Público
Público

Penny Dreadful Paco Cabezas: "Para mí, la preparación de una serie es como un atraco a un banco"

Movistar Series estrena este lunes Penny Dreadful: City of Angels, la nueva incursión de John Logan en ese universo inspirado en el espíritu de las entregas de terror a penique de la Inglaterra del siglo XIX para la que ha contado de nuevo con Paco Cabezas tras las cámaras.

Una escena del rodaje de Jenny Dreadful.
Una escena del rodaje de Jenny Dreadful. | Movistar+

Hace casi cuatro años la cámara se elevaba para alejarse del cuerpo sin vida de Vanessa Ives (Eva Green). Esa escena la rodó Paco Cabezas, quien aterrizó en Penny Dreadful para dirigir dos capítulos y se quedó para cuatro, incluido el último. Ahora ha vuelto al universo de John Logan, a una nueva Penny Dreadful que deja atrás el Londres victoriano y a aquella "familia de freaks" como la definía tras su adiós el director sevillano, para centrarse en otra ambientada en Los Angeles del periodo de entreguerras. Aunque haya ciertas conexiones temáticas entre ambas, City of Angels puede disfrutarse sin haberlo hecho antes de su predecesora.

En una entrevista telefónica con Público, Paco Cabezas explica que esta es "my diferente" y que para él ha sido "como una especie de círculo cerrado; como que empecé con Penny Dreadfull y de alguna forma ha sido muy bonito el que sea tan importante para mí esta serie en otro nivel". Sobre las referencias de la original en esta nueva entrega, señala que "tienen elementos de conexión (...) porque hay una tonalidad casi poética en que están los temas que obsesionan a John Logan como creador, que habla un poco siempre sobre la condición humana, el pecado, la culpa, la muerte... Esta Penny Dreadful sigue hablando de la preocupación por la muerte de los demás, pero en concreto esta tiene un tono social porque cuenta con una familia chicana, una familia latina muy pobre en los años treinta, que es donde ha conectado mucho conmigo personalmente. Este año, tras haber rodado una película en las 3.000 viviendas [Adiós]..., pues digamos que por venir de donde vengo conecta mucho conmigo". 

Una de las grandes bazas de la Penny Dreadful de Sir Malcolm Murray, Ethan Chandler, Victor Frankenstein y Vanessa Ives era el cariño que se les cogía a lo largo de las tres temporadas a todos ellos. En City of Angels no están, pero sí Thiago Vega (Daniel Zovatto), María (Adriana Barraza ), Magda (Natalie Dormer), el doctor Peter Craft (Rory Kinnear), el detective Michener (Nathan Lane), la hermana Molly (Kerry Bishé) y hasta la Santa Muerte (Lorenza Izzo). En su mayoría son presentados como seres imperfectos, llenos de miedos y luchas internas que intentan buscar su lugar en un mundo sacudido por la violencia, la desigualdad y con la religión y la superstición muy presentes.

Sobre ese cariño que se les coge a los personajes de una serie, Cabezas comenta que si, como él hace, alguien se fija en las calificaciones que la gente da a las series en IMDB y las que se les otorgan a las películas pasa "una cosa curiosa" de la que "no se habla mucho". El ejemplo que pone es Breaking Bad, que a día de hoy tiene de valoración de los usuarios de esta base de datos cinematográfica y seriéfila un 9,5. "Ni siquiera El padrino [9,2] tiene eso", continúa, "creo que la razón es esa, que la gente que vota una serie en IMDB es porque es un fan, se la ha visto entera y le ha cogido cariño a los personajes. La gente que ha visto una película se la acaba aunque le haya parecido un churro y la vota, pero normalmente si no te gusta una serie, la dejas". En Penny Dreadful: City of Angels se logra que esa premisa, la de los personajes, se cumpla desde el principio.

El nexo de unión entre todos es Magda, interpretada por una Natalie Dormer que se mete en la piel de un mismo personaje con distintas caras entretejiendo las historias de ese doctor nazi al que interpreta Rory Kinnear (la criatura de Frankenstein en la primera Penny Dreadful), el trabajo policial de los detectives Vega y Micher que les lleva hasta la hermana Mary y su religiosidad y, por último, la de ese gobernador que odia a los mexicanos y hace tratos con los nazis para construir una autopista que borrará del mapa el hogar de la familia Vega en la que la matriarca es una ‘bruja’ dedicada al culto a la Santa Muerte.

Aquí el mundo se convierte en una suerte de tablero de juego para el duelo que mantienen esa figura misteriosa que es Magda y el ‘ángel’ de los difuntos. "Hay una frase en el piloto cuando Magda habla por primera vez con la Santa Muerte que le dice algo como que el ser humano es capaz de lo mejor y lo peor y que para demostrarlo solo hace falta un pequeño empujoncito. Y de eso habla la serie, de estas dos figuras como dos ángeles guardianes de una película de Bergman que están un poco juzgando la capacidad del ser humano de hacer el bien y el mal. Y luego cualquiera que sepa un poco de historia sabe cómo acabó el periodo de entreguerras...", avanza Cabezas, quien califica a Dormer de una "actriz hiperdotada" con la que trabajaron para que "el espectador fuese consciente de que tras esa mirada está todo el rato el mismo personaje" sin necesidad de recurrir a protésicos o un exceso de maquillaje.

El significado de la familia y su peso estaban muy presente en aquel Londres victoriano de la anterior, pero de distinta manera. En esta hay familias de sangre, de nacimiento, con un peso muy importante en la trama. "Esa conexión [con la serie original] estaba porque de repente aquí hay claramente una familia latina protagonista y luego hay una alemana, pero no solo la familia, sino también la sociedad es protagonista. El punto de conexión está en la familia". Por otro lado, "que esa familia latina fuera lo más real y viva posible, que no fuera muy bidimensional y de película antigua" es algo que se buscó desde el principio.

La profundidad de los personajes no es de película antigua, pero sí, en cierta manera, lo es la estética. Por aquello de estar ambientada en los años 30, en Los Angeles. Aunque, eso sí, con una factura muy distinta a la de entonces y con una luz muy californiana envolviendo temas muy oscuros. "Es curioso el contraste de tratar temas como la muerte, la espiritualidad o la maldad en el ser humano, que son temas bastante filosóficos y oscuros, pero con la estética de Los Angeles soleado y colores brillantes. Ese contraste lo hace más interesante", valora su director.

Un primer episodio “muy intenso” en el que “pasa de todo”

Penny Dreadful: City of Angels parte de un piloto de más de una hora de duración alimentado con una trama que avanza rápido y unas escenas de una estética impecable con dos finales -el del segundo episodio también merece ser destacado- que marcan mucho el tono y el estilo. Sobre la primera, Paco Cabezas reconoce sentirse orgulloso del resultado: "Estaba supercontento con ese final, no solo por el plano final que me parece que es de los más bonitos que he rodado, sino porque me parece que cerraba... Muchas veces pasa que cuando ves un piloto te quedas como bueno, han aparecido todos los personajes y tal, pero tampoco pasaba mucho. En este pasa de todo. Me encanta que sea un piloto tan intenso".

De esa otra escena menciona, la final del segundo episodio que se emitirá el próximo 4 de mayo en Movistar Series, explica que es fruto de la confianza depositada por John Logan, el creador, en él. "He tenido la suerte de que John confía mucho en mí cuando se trata de representar lo sobrenatural, por decirlo de alguna manera. En concreto, la escena de terror del segundo episodio, la final, sobre el papel era muy sencilla, era muy de ‘bueno, aparece tal y cual y da mucho miedo’ y John confía en que yo le de ese empaque de película de terror. Porque él es muy bueno con personajes, con diálogos, con muchas cosas, pero sabe que yo soy el friki del terror y que le puedo dar ese toque un poco como de calidad. Y sienta muy bien que un tío como John Logan confíe en ti".

El método Hitchcock de Paco Cabezas

Las dos Penny Dreadful, Into the Badlands, American Gods, El alienista, Dirk Gently... Aunque con temáticas distintas y sin ser él el guionista, hay algo que comparten la mayoría de estas y otras series en las que ha trabajado como director Paco Cabezas: una puesta en escena y una estética muy trabajadas. Podría decirse que, más allá de la violencia que puedan contener, del terror o de los temas oscuros, todas son "bonitas de ver". Según el que fuera director de la primera gala de los premios Feroz, esto puede deberse a su forma de hacer las cosas.

"Soy muy preparador, me encanta. La preparación de una serie es como un atraco a un banco para mí. Soy muy obsesivo en la preparación. Me preparo la serie con un libro, descuartizo el guion por partes, lo pego junto con todas mis fotos de diferentes referencias visuales... Cuando llego el día de rodaje con el equipo ya hemos hecho en 99% del trabajo. Como decía Hitchcock, la preparación es el verdadero trabajo. Luego, el rodaje en sí, a menos que llueva o haya un problema muy gordo, es bastante monótono en el fondo porque estás haciendo lo que habías dicho que ibas a hacer". Tan atado lo lleva todo que luego, "a nivel de tomas, no suelo hacer más de dos, tres o cuatro porque valoro también mucho el trabajo de los actores y quiero que estén lo más frescos y lo más creíbles posibles. Si repites mucho, el actor se acaba agotando".

El de Penny Dreadful ha sido su primer piloto de una serie americana y, como cuenta, eso supone saltar al primer nivel de directores seriéfilos. Según explica durante la entrevista, habría tres. El primero es rodar un capítulo 6 o un 7, de los que están entre medias. Después vendría el nivel 2, que son los finales de temporada. El último y más alto es encargarse del piloto porque con él "marcas el estilo dentro de la serie". Algo que, añade, implica "mucho más trabajo, porque es como hacer una película, tienes como que criar al bebé desde que no existe, desde la nada, desde la página en blanco casi, pero luego también todo el mundo tiene que seguir tu estela de alguna forma. Entonces te pone un poco como en el podio de los directores de alguna forma, en el número 1". En la primera Penny Dreadful esa fue labor de J. A. Bayona, que se encargó de los dos primeros. En Penny Dreadful: City of Angels ha sido Paco Cabezas.