Público
Público

The Mandalorian ‘The Mandalorian’, un western espacial y austero del universo ‘Star Wars’

Disney+ llega hoy a España con los dos primeros episodios de The Mandalorian como su principal atractivo para ganar abonados. Cada viernes, a partir del 27 de marzo, uno nuevo.

Imagen promocional de The Mandalorian. / ARCHIVO
Imagen promocional de The Mandalorian. / ARCHIVO

The Mandalorian, creada por Jon Favreau, tiene el sello Star Wars y a él se debe. Como hija de una franquicia con décadas de historia a sus espaldas se cuida mucho -no todas las historias de su universo ampliado lo han hecho antes- de respetar ciertas reglas o, más bien, de incorporar los ingredientes que deben estar sí o sí. Tras meses de espera llega a España junto con el resto del catálogo anunciado por Disney+ y, vistos los dos primeros episodios, que serán los que estén hoy disponibles, el veredicto es claro: cumple con su objetivo.

Cronológicamente, para situarla en la maraña temporal que a veces parece el mundo de La guerra de las Galaxias, The Mandalorian se sitúa entre los hechos acontecidos en El retorno del Jedi y El despertar de la fuerza. Es decir, después de la caída del Imperio propiciada por Han Solo y los Skywalker y antes de la Primera Orden y la Resistencia de Poe, Finn y Rey.

El mandaloriano es más un tipo de acción y regala varias escenas de lucha que cumplen con la cuota de entretenimiento 

Entre unos y otros surge el mandaloriano, un tipo solitario y taciturno -como casi todos los héroes galácticos- que recorre el universo como cazarrecompensas cumpliendo con los cometidos que le encargan sus clientes. Esta vez su misión tiene que ver con una preciada y valiosa carga que resulta ser el rey de los gifs de los últimos meses: The Child.

El protagonista humano al que le roba los planos este Baby Yoda es Pedro Pascal, al que, como bien explica su personaje ya en el primer episodio, no le vamos a ver la cara. Al menos, no en los dos primeros capítulos. Lo cual supone todo un reto interpretativo para el que fuera el agente Peña de Narcos y Oberyn en Juego de Tronos. Con su voz y sus movimientos debe conseguir transmitir ciertas emociones, que no es que sean muchas, pero alguna hay.

El mandaloriano es más un tipo de acción y regala varias escenas de lucha que cumplen con la cuota de entretenimiento que se le exige a una historia como esta. Por el contrario, lo del don de palabra no es lo suyo. Habla poco, aunque, eso sí, cuando lo hace es casi para lanzar sentencias y frases para hacer camisetas del tipo “las armas son parte de mi religión”. Quien está bajo el casco no es Pascal en todas las escenas. Lo reveló en una entrevista Bryce Dallas Howard, directora del tercer episodio.

Es algo que se ha hecho antes otras series cuando la caracterización del actor implica que su rostro no es visible de manera perenne. Pasaba, por ejemplo, con Negative Man y Robotman en Doom Patrol. Cuando había vendas y metal de por medio debajo no estaban ni Matt Bomer ni Brendan Fraser. Además de Pedro Pascal, en el reparto figuran el director Werner Herzog, Nick Nolte y Taika Waititi, entre otros.

En cuanto a la estética, uno de los grandes atractivos de este título es que esta sea muy de western. Se nota en los escenarios polvorientos, áridos y de tonos marrones, pero también en la música, en los diálogos y en los comportamientos de sus personajes. Y, además, en la realización. Hay algo de esa forma de rodar los spaghetti western en The Mandalorian como se perciben también guiños a la narrativa visual de los setenta y a los seguidores eternos de Star Wars.

Para estos, la clásica escena de taberna, cortinillas de transición, bichos, droides, naves espaciales, viajes con estrellas brillando en la oscuridad de fondo y otros ideados más para los más fieles que ellos sabrán apreciar. The Mandalorian es una serie para fans, pero lo cierto es que se puede ver y disfrutar sin serlo e, incluso, sin haber visto nada de la saga antes. Que sea una historia independiente ayuda.

Eso sí, que nadie acuda a ella buscando una aventura trepidante, porque no la hallará. Tiene sus momentos vibrantes, de lucha, pero en general hace gala de un ritmo bastante tranquilo. Que los capítulos duren poco más de media hora -el primero 38 minutos y el segundo, 31- hace que, pese a tomarse las cosas con calma en el guion, verla no se haga pensado. Tiene algo de Firefly, por aquello de ser un western espacial, pero más allá del género, las distintas razas y las naves, los personajes de la de Joss Whedon eran mucho más dicharacheros.

Datos de interés sobre Disney+

El precio de Disney+ es de 6,99 euros mensuales o un pago anual de 69,99 euros y los clientes de Movistar+ lo tendrán incluido en algunos paquetes. El periodo de prueba gratuito es de 7 días, tras el cual se puede causar la baja sin coste alguno, y, según el comunicado oficial, el catálogo incluirá unos mil títulos entre películas, series y documentales de los sellos Disney, Pixar, Marvel, Star Wars y National Geographic y Fox (sí, Los Simpson estarán). En la parte más técnica, permite descargas hasta en 10 dispositivos y reproducciones simultáneas en un máximo de 4 pantallas.

Imagen promocional de The Mandalorian II. / ARCHIVO

En lo referente a títulos concretos, son muchos los que incluye, pero, además de The Mandalorian, en el apartado de series merece la pena destacar la última temporada de Star Wars: The Clone Wars y otros catalogados como Originals como Diario de una futura presidenta y High School Musical: El Musical: La serie. Para los spin-off anunciados de algunos de los miembros de Los Vengadores aún habrá que esperar.