Público
Público

Ajuste de cuentas con Francia

España se enfrenta a Francia en los cuartos de la Eurocopa como favorita y con muchas rencillas pendientes. Del Bosque medita volver a hacer cambios en la delantera

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Francia es uno de esos equipos que de vez en cuando se cruzan cruelmente en el camino de España, como Italia, Alemania o la extinta Yugoslavia.

Solo que los galos, a los que nunca ha ganado España en partido oficial, han marcado de manera mucho más dramática la historia futbolística reciente de la selección española. Muchos precedentes, y todos malos. Muchas imágenes en el recuerdo, muchas generaciones marcadas por dolorosas derrotas ante el país vecino.

Las imágenes de cómo a Arconada se le escapa en la final de la Eurocopa de 1984 un balón fácil por debajo del cuerpo tras una falta sacada por Platini. O las de la Euro de 2000. Nadie olvidará nunca el penalti fallado por Raúl en el último suspiro de aquellos cuartos, como los de ahora. El jugador del Madrid abandonó el punto de penalti con la mirada perdida y cabizbajo, mientras chocaba con Blanc, hoy seleccionador francés.

El recuerdo más reciente es de hace solo seis años, en los octavos del Mundial de Alemania. La España de Luis Aragonés con todo de cara, un equipo más joven que la envejecida Francia, pero que acaba sucumbiendo una vez más. Aquella envejecida Francia de Zidane acabaría siendo finalista de aquel Mundial.

Sin embargo, hoy todo parece distinto. España, al menos, no es la temerosa selección con complejos que llegaba a octavos o a cuartos de final, se desmoronaba y caía eliminada por cualquier razón.

La España de hoy es la actual campeona del Mundo y de Europa, y ambas selecciones llegan con distintas sensaciones al cruce. Los de Del Bosque ganaron su último partido ante Croacia sufriendo lo indecible, pero pasaron primeros de grupo sin ninguna derrota y con sólo un gol en contra.

Del Bosque podría apostar por una tercera vía en la delantera: el inédito Pedro

Los bleus han hecho un torneo muy irregular, como demuestran los resultados en su fase de grupos: un empate, una victoria y una derrota en el último partido ante Suecia. El 2-0 ante los de Ibrahimovic volvió a dinamitar el vestuario galo, que ya explotó en el Mundial de Suráfrica. Las críticas se cebaron con mala imagen del equipo en el campo y los franceses no pudieron a evitar lo que no deseaban, el cruce en cuartos con España.

Como casi siempre, La Roja obligará al contrario a cambiar su forma de jugar. España no modificará un ápice su táctica de presión muy arriba y posesión y toque para derribar la más que previsible muralla francesa. El 'once' que ponga Del Bosque será similar al que ha utilizado en los partidos anteriores, con la salvedad de la duda del delantero.

'Sería malo el que ahora no tenga dudas. Tenemos muy buenos jugadores, cualquiera puede hacerlo bien. Tendremos varias opciones para elegir e intentaremos escoger la que sea mejor', afirmó ayer Del Bosque.

El seleccionador podría volver a contar con Torres, que vio puerta contra Irlanda pero no ante Croacia, o volver a apostar por un 'falso nueve' con Cesc con todas las papeletas para ocupar este puesto. No obstante, hay una tercera vía que podría consistir en la presencia de Pedro, inédito hasta ahora en la Eurocopa, para desconcertar a la defensa gala y sacarla de posición.

Por lo demás, La Roja se encomienda sobre todo al tremendo estado de forma de Silva e Iniesta, en particular, que están llevando en volandas a la selección. 

Por su parte, la renovada Francia de Blanc planteará un partido a la defensiva y poblará el centro del campo para cortar la circulación y el tiki-taka español. El seleccionador francés podría recurrir incluso a un trivote formado por Cabaye, Diarra y M'Vila para parar las acometidas de La Roja.

Blanc podría recurrir a un trivote y la rapidez de Nasri, Ribery y Benzema arriba

No se espera que intenten disputarle la posesión de la pelota a España, sino que intentarán robar el balón en defensa o en el centro del campo y salir rápido al contraataque con Nasri, Ribery y Benzema. Tampoco presionarán la salida del balón de La Roja. 'Tenemos que intentar adaptarnos lo mejor posible al rival, pero eso no significa dejar aparte nuestras propias virtudes ni nuestro sistema. Sabemos que van a controlar la posesión y será muy difícil robarles la pelota', admitió ayer Blanc.

El único cambio obligado del técnico francés será el de Koscielny por el sancionado Mexes en el centro de la defensa francesa. 'España tiene un fútbol de toque, han dominado el fútbol mundial durante cuatro años y nadie ha podido batirlos, pero ahora podemos pararlos nosotros', zanjó el seleccionador galo.

El Donbass Arena de Donetsk dirá si Francia pasa a ser otra maldición con la que se acaba -como Italia, los penaltis o los cuartos- o el partido de hoy pasa a engrosar la lista de dolorosos recuerdos contra Francia.