Público
Público

Los antecedentes por clembuterol, contradictorios

El TAS también sancionó a la atleta Onyia.  El tenista de mesa Dimitry Ovtcharov fue absuelto al encontrar opciones de carne contaminada en China

EFE

El caso del ciclista español Alberto Contador, que este lunes ha sido sancionado dos años por el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) por dar positivo por clembuterol, cuenta con varios antecedentes, resueltos unos a favor del deportista y otros en contra.

Precisamente los precedentes del tenista francés Richard Gasquet y del tenista de mesa alemán Dimitry Ovtcharov fueron utilizados, entre otros, por la Federación Española de Ciclismo para absolver el pasado 15 de febrero a Contador tras su positivo por clembuterol el 21 de julio de 2010 en el Tour de Francia.

El TAS exoneró en diciembre de 2009 de "cualquier falta o negligencia" a Gasquet al desestimar un recurso presentado en su contra por la Federación Internacional de Tenis (FIT) y la Agencia Mundial Antidopaje (AMA). Estos organismos solicitaron el incremento de la sanción provisional de dos meses y medio que se le había aplicado inicialmente al tenista galo por dar positivo por cocaína.

El deportista recurrió la sanción con el argumento de que la droga entró en su organismo "sin querer" al haber besado a una mujer en un club nocturno. Gasquet había marcado una tasa de 1,46 microgramos de cocaína en un control al que fue sometido en marzo en el Masters 1000 de Miami, superior a los 0,5 microgramos que se considera positivo.

El TAS basó su dictamen en que la cantidad de cocaínaa detectada era tan ínfima que no podía más que deberse a un consumo fortuito.

Ovtcharov fue absuelto después de dar positivo con 75 picogramos de clembuterolEl tenista de mesa alemán Ovtcharov, cuatro veces campeón europeo, también fue absuelto a primeros de febrero de 2011 en un caso de positivo por clembuterol, detectado el 22 de agosto de 2010 en un control fuera de competición a su regreso de un torneo en China. Como Contador, Ovtcharov argumentó que había ingerido dicha sustancia prohibida a través de los alimentos.

El análisis y contraanálisis confirmaron la existencia de 75 picogramos de clembuterol por milímetro cuando a Contador se le detectaron 50 picogramos. Finalmente, la Federación Alemana de Tenis de Mesa decidió exculpar al deportista, ya que el director del Laboratorio de Colonia cifró en un 20% las opciones de encontrar carne contaminada en China y porque el tenista no había hecho un uso prolongado del clembuterol.

En el caso del germano, la Federación Internacional de Tenis de Mesa apoyó a la alemana, algo que la UCI no ha hecho con Contador y la Federación Española de Ciclismo.

Todo lo contrario ocurrió en el caso de la atleta española Josephine Onyia, que en noviembre pasado cumplió los dos años de suspensión por haber dado positivo por clembuterol, sanción dictada por el TAS.

La Federación Española de Atletismo exculpó en su día a Onyia con los mismos argumentos de Contador: la contaminación alimentaria. Y además con rastros de clembuterol muy inferiores a los 50 picogramos que aparecieron en las muestras del ciclista. El TAS estimó, el 7 de octubre del 2009 el recurso presentado por la Federación Internacional (IAAF) contra la decisión de no castigar a Onyia.

Otros casos:

Marzo de 2011: La Comisión Antidopaje danesa exculpa de intencionalidad al ciclista Philip Nielsen en el positivo por clembuterol que le fue detectado en abril de 2010 en la Vuelta a México. Según el texto de la resolución, Nielsen no sabía el riesgo que corría al consumir carne contaminada por clembuterol. La Comisión levantó al ciclista la suspensión que le había impuesto la Unión Ciclista Internacional (UCI). En octubre, la AMA retiró la acusación contra Nielsen.

Junio de 2011: Cinco futbolistas mexicanos dan positivo por clembuterol, en un control previo a la Copa Oro de la Concacaf. Los jugadores argumentaron que el resultado positivo era consecuencia de la carne que habían ingerido en una concentración anterior al torneo.

La Federación Mexicana no los sancionó, pero la AMA apeló la decisión al TAS, recurso que retiró tras recibir un estudio de la FIFA en la Copa Mundial Sub-17, disputada en ese país, que revelaba un problema de salud por la presencia de carne contaminada con clembuterol.

El más antiguo caso de una carrera parada por culpa del clembuterol se remonta a 1993, cuando el TAS ratificó la sanción de dos años a la atleta alemana Katrin Krabbe.

En 2004 el tenista argentino Mariano Puerta estuvo inactivo 9 meses por la misma causa y en 2008, el ciclista italiano Alesandro Petacchi fue castigado por el TAS con un año por un positivo de salbutamol, fármaco del mismo grupo que el clembuterol, mientras en los Mundiales de atletismo de Berlín'09 el marroquí Jamal Chabti dio positivo y fue castigado tres años.

El clembuterol es un fármaco que se emplea como broncodilatador y descongestionante en las enfermedades respiratorias.

Este fármaco, recetado en personas que padecen problemas respiratorios, como el asma, aparece en la lista de sustancias prohibidas por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) por sus características estimulantes y anabolizantes y cuenta con numerosos antecedentes de uso en el mundo de las competiciones.

Es una sustancia química de síntesis que actúa sobre el metabolismo de lípidos y proteínas aumentando la masa muscular y disminuyendo la acumulación de grasa. En altas concentraciones, puede causar intoxicaciones alimentarias.

En algunos países está prohibido para uso humano y animal debido a sus efectos secundarios, entre ellos riesgo de infarto, irritación, agresividad y espasmos. Está prohibido en las competiciones hípicas. En el mundo del culturismo, se asocia a los esteroides y anabolizantes.

El clembuterol puede tomarse bajo forma de pastillas, aerosoles o inyecciones. Se le conoce también como el "dopaje de las modelos", ya que su primer efecto es reducir la sensación de hambre, por lo que ayuda a perder peso. El producto está autorizado si existe un certificado médico que justifica su uso para tratar una enfermedad.