Público
Público

Armstrong pierde sus siete Tours

El estadounidense renuncia a seguir defendiéndose de los cargos de dopaje.  La decisión supone una sanción de por vida y perder los títulos conseguidos desde 1998

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ciclista estadounidense Lance Armstrong ha anunciado que dejará la lucha para que se retiren los cargos de dopaje que pesan sobre él desde hace una década. 'Llega un momento en la vida de cualquier hombre en el que tiene que decir 'ya es suficiente'', anunció el heptacampeón del Tour de Francia en un comunicado que recoge la prensa estadounidense. 'El coste que ha tenido en mi familia y en mi trabajo para nuestra fundación me ha llevado a terminar con este sinsentido', señaló Armstrong, superviviente a un cáncer y presidente de la fundación Livestrong.

Poco después, la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA) ha acordado la suspensión a perpetuidad del exciclista y su descalificación de todos las competiciones en las que participó desde el 1 de agosto de 1998, entre los que están los siete Tours o la medalla de bronce conseguida en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000.

La USADA explica en su comunicado que 'como resultado' de la decisión de Armstrong de renunciar a su defensa, la Agencia Antidopaje está obligada a aplicar las normas previstas en estos casos, incluyendo el Código Mundial Antidopaje, al que se adhirió el exciclista, por lo que se le descalifica de los resultados conseguidos y se le prohíbe participar en ninguna otra competición.

'Nadie gana cuando un atleta decide hacer trampas con actividades peligrosas que implican el uso de drogas para mejorar, y los atletas que están limpios a todos los niveles esperan de nosotros que persigamos la verdad en su nombre para asegurar que la cultura de ganar a toda costa no supera a la competición justa y honesta', ha afirmado el director ejecutivo de la USADA Travis Tygart.

Tygart ha explicado que en todas las ocasiones en las que tienen 'pruebas contundentes de dopaje', su obligación es 'iniciar el caso a través de un proceso y seguirlo hasta su conclusión, como se ha hecho en esta ocasión'.

La USADA, que ha oficializado la condena, sostiene que el exciclista, de 40 años, mantuvo un sistema de dopaje sistemático desde 1999 hasta 2005. El pasado 29 de junio, la agencia acordó, de forma unánime, presentar formalmente cargos de dopaje contra Armstrong; contra los médicos españoles Pedro Celaya Lezema y Luis García del Moral; y contra el entrenador Pepe Martí, el asistente médico italiano Michele Ferrari y el director deportivo belga Johan Bruyneel.

'A cada paso, la USADA ha ejercido el papel de matón, amenazando a todo el mundo'

La Agencia Antidopaje estadounidense, tras reunirse para decidir si había suficientes indicios contra el exciclista, acordó que el caso debía seguir adelante y dio a Armstrong la oportunidad de defenderse ante una comisión de arbitraje. El ciclista estadounidense mantiene su inocencia y ha negado categóricamente haberse dopado después de pasar más de 500 controles, pero la USADA asegura que al menos diez excompañeros de Armstrong pueden testificar en su contra y que existen pruebas de sangre que son 'totalmente consistentes' con muestras de dopaje.

La suspensión a perpetuidad implica que Armstrong no podrá participar en ninguna actividad o competición organizada por las entidades firmantes del Código Mundial Antidopaje, como la Unión Ciclista Internacional (UCI).
 

Armstrong reiteró en su comunicado que su decisión no es un acto de contrición ni reconocimiento de los cargos sino una negativa a entrar en un proceso de arbitraje que considera indigno y contrario a la justicia. 'La agencia antidopaje no puede controlar un deporte profesional e intentar quitarme siete Tours de Francia. Yo sé cómo gané esos siete Tours, mis compañeros saben cómo lo hice y todos con los ciclistas con los que competí también lo saben', subraya. El excorredor califica las acusaciones de 'descabelladas y atroces' y asegura que 'durante los últimos tres años, he estado sujeto a una investigación criminal seguida por una caza de brujas inconstitucional de Travis Tygart (presidente de la USADA)'.

Armostrong esperaba que 'la corte federal parara esta farsa de la USADA' y, aunque dicha institución de justicia 'se mostró comprensiva' con el ciclista y 'reconoció las numerosas imprecisiones y deficiencias en los motivos de la USADA', tanto 'en conducta' como en el 'proceso', finalmente 'decidió no intervenir'. 'Si pensara por un momento que por participar en el proceso de la USADA podría enfrentarme a las acusaciones desde una posición justa, aprovecharía la oportunidad. Pero rechazo participar en un proceso tan poco neutral e injusto. Independientemente de lo que dice Travis Tygart, no hay ninguna evidencia física para apoyar sus afirmaciones descabelladas y atroces', lamentó.

Armstrong acusa a otros ciclistas de 'hacer tratos' con la Agencia Antidopaje de EEUU

El exciclista considera que 'desde el principio' la investigación 'no ha tratado de saber la verdad o limpiar el ciclismo', sino de castigarle 'a toda costa'. 'Soy un ciclista retirado, aún así la USADA ha presentado cargos de hace 17 años pese a su propia limitación de ocho años. Organizaciones respetadas como la Unión Ciclista Internacional (UCI) y USA Cycling -la federación estadounidense- han dejado claro que la USADA no tiene jurisdicción para presentar estos cargos. Las instituciones internacionales del ciclismo le han ordenado a la USADA que pare, han avisado de que nadie debe participar en sus procedimientos inadecuados, y han dejado claro que la USADA no tiene autoridad para sancionar a gente de vida por vida o despojarles de todos sus logros', argumentó.

En su caso personal, Armstrong reiteró que no hay 'nada remotamente justo' en su proceso, ya que 'la USADA ha quebrado las leyes y dado la espalda a sus propias normas'. 'A cada paso, la USADA ha ejercido el papel de matón, amenazando a todo el mundo a su manera y desafiando la buena fe de cualquiera que cuestione sus motivos o sus métodos, todo ello a costa de los contribuyentes estadounidenses', denunció.

Fue más allá y acusó a otros ciclistas de 'hacer tratos' con la USADA con tal de que le acusarán a él de dopaje y recordó que 'muchos de esos ciclistas siguen compitiendo a día de hoy'. En este sentido, reivindicó que la institución 'no puede intentar controlar un deporte profesional a nivel internacional' ni despojarle de sus siete Tours de Francia.

A partir de ahora deberán pronunciarse los responsables de la Unión Ciclista Internacional, que hasta ahora había respaldado al ciclista tejano en su decisión de desafiar a la agencia antidopaje, y los organizadores de la carrera francesa, que han mantenido una relación muy turbulenta con el ciclista durante años. Travis Tygart insistió en el 'cumplimiento estricto' del código mundial antidopaje al que también está sujeta la organización de la UCI, órgano rector del deporte del ciclismo, que respaldó el desafío legal de Armstrong a la autoridad de la USADA y podría llevar el caso ante la Corte Internacional de Arbitraje para el Deporte.

La USADA defiende que el exciclista ha utilizado substancias prohibidas desde 1996

La USADA defiende que Armstrong ha utilizado substancias prohibidas desde 1996, incluyendo la EPO, esteroides y transfusiones de sangre que le permitiesen aumentar su rendimiento deportivo de forma sistemática desde 1999. La historia del tejano de sobreviviente de cáncer testicular y héroe deportivo nacional le permitió vender millones de pulseras y brazaletes amarillos de plástico 'Livestrong' y tener el apoyo de congresistas y políticos internacionales que promueven la lucha por la investigación para luchar contra la mortal enfermedad.

Su organización 'La Fundación Lance Armstrong' ha recaudado más de 500 millones de dólares desde que la creó en 1997. El presidente de la fundación, Jeffery C. Gervey, dio a conocer un comunicado oficial en el que califica de 'tendencioso' y 'premeditado' el proceso seguido contra Armstrong, a la vez que le dan todo el apoyo moral y material. 'Frente a un proceso tendencioso cuyo resultado parece predeterminado, Lance decidió poner por delante a su familia y fundación', destaca Gervey en el comunicado. 'El liderazgo de la Fundación Lance Armstrong sigue siendo increíblemente y nos sentimos orgullosos de los logros de nuestro fundador, tanto dentro como fuera del ciclismo'.