Público
Público

El Atlético convierte el sufrimiento en épica

Los de Simeone, llevados en volandas por el Calderón, se imponen en un duro partido (1-0) y se clasifican para cuartos de final de la Champions en la tanda de penaltis (3-2)

Publicidad
Media: 2.75
Votos: 4

Los jugadores del Atlético de Madrid celebran la victoria ante el Bayer Leverkusen.- EFE

MADRID.- Sufrida. Tuvieron que ser los penaltis quienes resolvieran. Pero victoria merecida. Y sólo como ellos lo saben hacer. Llevando la épica hasta el límite. El Atlético de Madrid está en cuartos de la Champions tras remontar la eliminatoria al Bayer Leverkusen desde el punto fatídico. La tanda fue de infarto, fallaron tres alemanes por dos rojiblancos. Torres metió el suyo y Kiessling falló el definitivo. El Atlético vuelve a estar entre los ocho mejores de Europa. 

Y no sin esfuerzo. El pase se decidió tras un duro partido, intenso, de mucha exigencia. En el intercambio de golpes, sin brillar, los de Simeone fueron mejores. Esta vez sí. La presión de los alemanes pretendía parecerse a la del partido de ida, pero los rojiblancos contaban con un arma especial: 53.000 almas entregadas a su equipo.

La presión de los alemanes pretendía parecerse a la del partido de ida, pero los rojiblancos contaban con un arma especial: 53.000 almas entregadas a su equipo

El espectacular ambiente del Vicente Calderón, a rebosar, compensó el poco fútbol. El balón, cuando estaba dentro del terreno de juego, volaba más que rodaba. Así las cosas, las únicas jugadas de peligro en los primeros instantes llegaron a balón parado. El Atlético fue hasta el córner una media docena de veces en la primera media hora.

Los pupilos del Cholo, más acertados en los encontronazos y en los rechaces, avanzaban por pundonor. Sin embargo, el primer ¡uy¡ llegó del lado alemán tras un robo al borde del área defendida por Moyá. El portero se tuvo que retirar lesionado en el minuto 20. El recibimiento a Oblak, sin tiempo para calentar, metió al esloveno en el partido desde el primer momento, como si la afición ya le arropara para la fatídica tanda de penaltis.

El encuentro siguió descontrolado, enredado, con combates por la pelota en todo el campo. El Leverkusen, que intentaba poner algo de pausa, imposible por la presión atlética, basaba su juego en las rápidas conexiones de sus tres mediapuntas, con la ayuda de alguna que otra imprecisión de la zaga rojiblanca. En esas, llegó el minuto 27.

Tras un nuevo lanzamiento a balón parado y unos cuantos rechaces Mario Suárez puso el 1-0. El mediocentro, expeditivo en labores defensivas todo el encuentro, recogió una dejada de Cani, la gran sorpresa de Simeone en su once inicial, para empalar con la izquierda desde fuera del área. La pelota rebotó en una de las miles de piernas que poblaban el área y acabó en la portería sin que Leno, abatido a contrapié, pudiera hacer nada.

La grada aumentó, aún más si cabe, la presión. Mandzukic tuvo el segundo y la remontada en el 30. Pero el croata, peleón como siempre pero poco más, estuvo lento a la hora de encarar el gol tras recibir un buen pase interior de Koke. Mario Suárez rozó el doblete minutos después con otro tiro desde la frontal, aunque esta vez el rebote de la defensa salió cerca del palo.

El Calderón empuja a los suyos

El Atlético, con Raúl García sustituyendo a Cani, empezó el segundo tiempo con el mismo afán. El Calderón empujaba a los suyos, con ganas de finiquitar la eliminatoria cuanto antes. Arda y Koke, pulmón y motor de este equipo, intentaban dar claridad al centro del campo y nutrir de pases a la verticalidad que Griezmann ofrecía desde la izquierda.


Hizo méritos el Atlético
para acabar antes con el sufrimiento, pero tuvo que esperar. La suerte de los once metros pudo haber sido muy cruel para los de Simeone

Oblak calentaba para ahuyentar el frío mientras sus compañeros parecían dominar el partido. El rival, ya más cansado, bajó de revoluciones. Sin embargo, los cuartos de final seguían todavía lejos. No llegaba el segundo tanto rojiblanco. Estuvo cerca en una falta botada por Koke que Raúl García no envió a la red por poco o en un disparo de Arda, crecido con el paso de los minutos, tras dejada de Griezmann. Los 90 minutos acabaron con un par de carreras de Fernando Torres. El estadio estalló con su entrada ya pasado el minuto 80. El Niño por fin debutaba en Champions en su casa.

La prórroga transcurrió con mucho pelotazo e intercambio de golpes en el centro del campo. Raúl García tuvo una ocasión inmejorable, aunque su derechazo lo rechazó Leno. Rolfes metió el susto al Calderón con un potente disparo que salió muy cerca de la escuadra de Oblak. Torres también tuvo su oportunidad con un cabezazo que el joven portero alemán atajó sin problemas.

Hizo méritos el Atlético para acabar antes con el sufrimiento, pero tuvo que esperar. Los cuartos se decidieron desde la suerte de los once metros que pudo haber sido muy cruel para los de Simeone. El suspense aguantó hasta el último lanzamiento. Falló el primer lanzamiento Raúl García. Oblak paró el tiro de Calhanoglu. Anotaron Griezmann, Rolfes y Mario. Toprak la mandó fuera y Leno le paró el penal a Koke. Castro marcaría el 2-2. Presión para Torres, que lanzaba el último y marcó. Entonces, Kiessling tiró el suyo fuera y el Manzanares se vino abajo.

Los jugadores del Atlético durante la tanda de penaltis, con Arda de espaldas y de rodillas. - EFE

Ficha del partido

1 (3) - Atlético de Madrid: Moyá (Oblak, m. 20); Juanfran, Miranda, Giménez, Gámez; Arda, Mario, Koke, Cani (Raúl García, m. 46); Griezmann y Mandzukic (Fernando Torres, m. 83).

0 (2) - Bayer Leverkusen: Leno; Hilbert, Toprak, Spahic, Wendell; Castro, Bender (Papadopoulos, m. 104); Bellarabi, Calhanoglu y Son Heung-Min (Rolfes, m. 77); y Drmic (Kiessling, m. 69).

Gol: 1-0, m. 27: Mario Suárez, de disparo desde fuera del área, que rebota en Toprak y despista al portero Leno.

Penaltis: 0-0: Raúl García, fuera. 0-0: Calhanoglu, para Oblak. 1-0: Griezmann, gol. 1-1: Rolfes, gol. 2-1: Mario, gol. 2-1: Toprak, fuera. 2-1: Koke, para Leno. 2-2: Castro, gol. 3-2: Torres, gol. 3-2: Kiessling, fuera.

Árbitro: Nicola Rizzoli (Italia). Amonestó a los locales Giménez (m. 30), Gámez (m. 72), Mario (m. 75) y Fernando Torres (m. 110) y a los visitantes Spahic (m. 26), Toprak (m. 65), Calhanoglu (m. 78), Wendell (m. 90), Kiessling (m. 102) y Papadopulos (m. 113).

Incidencias: partido de vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones, disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 53.000 espectadores.

lea también...