Público
Público

Atos, patrocinador de los JJOO, denunciado por no pagar salarios dignos

Los colectivos de personas con discapacidad también ultiman movilizaciones para los Juegos Paralímpicos

DAVID BOLLERO

Atos, uno de los principales patrocinadores de los Juegos Olímpicos (JJOO) de Londres, podría enfrentarse este mismo verano a una huelga de sus trabajadores. La compañía, responsable de todo el despliegue tecnológico de Londres 2012, es una de las 11 multinacionales, como Coca-Cola, McDonald's o Panasonic, entre otras, que patrocina los Juegos Olímpicos a través del Comité Olímpico Internacional con unos 100 millones de dólares.

Sin embargo, desde el sindicato Public and Commercial Services Union (PCS) denuncian que buena parte del personal de Atos ni siquiera cobra el salario mínimo con el que es posible cubrir las necesidades básicas, que en Londres está fijado en 8,30 libras (10,60 euros) a la hora y en el resto del país en 7,20 (9,20 euros). Ante la negativa de la compañía de subir el sueldo, los trabajadores representados por PCS -unos 1.600- han secundado mayoritariamente las movilizaciones cuya fecha concreta aún no ha sido establecida, pero que se prevé en unas semanas.

La noticia salta en mitad de la celebración de los JJOO y después  de que el sindicato revelara el contenido de un correo electrónico del consejero delegado de Atos, Thierry Breton, en el que anunciaba la semana pasada que la compañía "está en el buen camino para conseguir nuestros objetivos" en términos de facturación y beneficios, añadiendo que "podéis estar muy orgullosos de haber contribuido a este éxito". Sólo en Reino Unido e Irlanda, Atosha incrementado su facturación un 6,7% en los primeros seis meses, alcanzado los 812 millones de euros, con un margen operativo de 55,7 millones de euros (rozó el 7% de incremento).

El directivo habría declarado que "nuestra responsabilidad colectiva nos ha de llevar a maximizar los beneficios de nuestra exposición pública en estos JJOO, demostrando que Atos está en su mejor momento". Unas declaraciones con las que no está de acuerdo el secretario general del PCS, Mark Serwotka, que asegura que "Atos está desesperada por relanzar su imagen dañada asociándola al espíritu de los JJOO de trabajo duro y éxito, pero en realidad lo que hace es sacar beneficios a costa de una plantilla mal pagada".

Sólo en el caso del área de Tecnología del Información, que asume servicios como el soporte informático de la BBC las 24 horas del día o las copias de seguridad de los centros de ITVs en Reino Unido, un 71% de los trabajadores ha votado ir a la huelga y hasta un 93% secunda la opción de paros parciales que afectarían al servicio.

Atos, hasta el momento, han preferido guardar silencio al respecto.

Por otro lado y de cara a los Juegos Paralímpicos, del 19 de agosto al 9 de septiembre, Atos también podría tener que hacer frente a nuevas movilizaciones. En este caso, el malestar con la compañía proviene de los colectivos de personas con discapacidad.

La división de Salud de Atos -del que más de tres cuartas partes de los trabajadores han votado ir a la huelga- es la encargada de realizar las evaluaciones del polémico test impuesto por el Gobierno para determinar si las personas enfermas o con discapacidad que reciben ayudas del Estado son aptas para el trabajo. Atos se hizo con el contrato valorado en unos 100 millones de libras (más de 127 millones de euros)

En este sentido, desde la organización Personas con Discapacidad contra los Recortes (Disabled People Against Cuts, DPAC), denuncian lo contradictorio del este contrato con el patrocinio de un evento como los Juegos Paralímpicos. Según DPAC, Atos estaría realizando hasta 11.000 evaluaciones semanales.

Los representantes de colectivos de personas con discapacidad no sólo denuncian lo inapropiado de los tests sino que, además, advierte de los suicidios registrados en personas después de haberse sometido a estas pruebas y de la muerte por enfermedad de más de 1.000 personas tras haber sido consideradas aptas para el trabajo. Paddy Murphy, uno de los portavoces  de la DPAC, asegura que "Atos ha devastado la vida de cientos de miles de personas con discapacidad y ha hecho millones de libras con ello. El patrocinio de Atos en los JJOO es absolutamente inapropiado".