Público
Público

El Barça, sin temor al frío ni al césped

Los azulgrana necesitan ganar en Moscú al Spartak de Emery para cerrar su clasificación a octavos (18 horas)

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Barcelona no quiere ni más descuidos ni excusas para dejar sellada su clasificación para los octavos de final de la Liga de Campeones. La derrota inesperada ante el Celtic de Glasgow en la pasada jornada hace de espoleta en los hombres de Tito Vilanova, que se miden esta tarde (18:00, hora española) al Spartak en Moscú. Pese a que el empate podría bastar, si el Benfica no gana a los escoceses, solo pasa por la mente de los azulgranas la victoria para sellar el billete de forma matemática.

El conjunto culé vuelve a encontrarse con los incovenientes habituales en un partido en el estadio Luzhnikí de la capital rusa. Pese a que la nieve todavía no ha hecho acto de presencia, los jugadores sí se han encontrado temperaturas que rondan los cero grados, muy inferiores a las que se registran en España. Sin embargo, como apuntó en rueda de prensa Cesc, el frío no supone un factor condicionante y recordó el ambiente que ya se encontró la selección española hace poco en Bielorrusia.

En cuanto al césped, artíficial, se encuentra en muy buenas condiciones, aunque los futbolistas que lo prueban por primera vez aseguran que el bote es ligeramente diferente y los defensas se quejan de que el balón corre mucho si la hierba está mojada. El estadio Luzhnikí tan solo colocó césped natural para la disputa de la final de la Champions de 2008 entre Manchester United y Chelsea.

El Barça recupera para el partido a Sergio Busquets, tras dos partidos de sanción. Con Carles Puyol y Gerard Piqué totalmente recuperados, Cesc y Dani Alves descansados -fueron suplentes ante el Zaragoza- y Lionel Messi en estado de gracia (22 goles y 7 asistencias esta temporada), los azulgranas saltarán al campo con casi toda su artillería. El astro argentino, además, tiene la oportunidad de seguir acercándose al récord de goles de Gerd 'Torpedo' Muller. Ya se encuentra a solo siete de los 85 marcados por el ariete alemán en 1972.

 

En frente tendrá a un Spartak Moscú -el equipo más laureado de Rusia- necesitado de puntos y plagado de lesionados. Los rusos ya no pueden echar mano de la calculadora y tendrán que derrotar al Barça si no quieren quedarse una vez más en la fase de grupos. El técnico del conjunto ruso, el español Unai Emery, busca también lograr su primera victoria particular ante el Barcelona. Nunca lo ha conseguido en los catorce enfrentamientos previos con el Lorca, Almería, Valencia y el último, con el Spartak, hace unas semanas.

Sin embargo, cuenta con bajas importantes, sobre todo en ataque. A la conocida del brasileño Romulo, autor del primer gol en el Camp Nou, se suma la del irlandés McGeady y el internacional ruso Bylyaletdínov. Por si fuera poco, el pequeño georgiano Ananidze, uno de los futbolistas más destacados del equipo, no pudo jugar el fin de semana contra el Volga, mientras el delantero brasileño Welliton sigue entre algodones.

Sí podrá alinear al español José Manuel Jurado, que se ha convertido últimamente en el motor y eje del equipo, que, sin embargo, padece serios problemas en defensa. La pareja formada por los argentinos Pareja, exjugador del Espanyol y que conoce bien al Barcelona, e Insaurralde ha sido muy criticada por sus numerosos despistes.

Spartak de Moscú: Rebrov; Makéev, Pareja, Insaurralde, Brizgalov, Jurado, Carioca, Ananidze o Kallstrom, D.Kombárov, Ari y Emenike.

Barcelona: Valdés; Alves, Piqué, Mascherano, Jordi Alba, Sergio Busquets, Cesc, Iniesta, Pedro, Messi y Villa.

Estadio: Luzhnikí.

Árbitro: Ivan Bebek (CRO)

Hora: 18.00.