Público
Público

Caos en Wembley Los disturbios de la afición inglesa dejan 19 guardias heridos y 49 detenidos

Los hinchas rompieron la barrera policial y lanzaron objetos a los agentes para acceder al estadio Wembley. Los altercados continuaron durante toda la noche.

Disturbios fans de Inglaterra
Aficionados de Inglaterra en los disturbios fuera del estadio de Wembley. REUTERS

La final de la Eurocopa 2020 entre Italia e Inglaterra acabó en disturbios. La policía británica informa que hubo detenciones a 49 hinchas y que 19 de sus agentes resultaron heridos el domingo tras enfrentarse a grupos de aficionados cerca del estadio de Wembley.

Grupos de aficionados ingleses se enfrentaron entre sí y con los agentes, rompieron los cordones de seguridad y cargaron contra la zona perimetral de Wembley. El partido lo ganó Italia tras una tanda de penaltis que desataron mensajes discriminatorios y racistas contra los jugadores por fallarlos.

"Hicimos 49 detenciones durante el día por una variedad de delitos. Tendremos agentes a mano durante toda la noche", dijo la Policía Metropolitana en Twitter.

El etílico día había comenzado con escenas de alborotos y delitos en el centro de Londres y decenas de miles de personas se dirigieron al estadio nacional para el partido, lanzando bengalas en las estaciones de tren.

Alrededor de dos horas antes del partido, los hinchas rompieron la barrera policial y algunos llegaron a la explanada, mientras se lanzaban botellas desde fuera del perímetro.

Algunos miembros del personal de seguridad fueron agredidos, según explican informaron testigos, y la entrada al estadio se interrumpió durante más de 20 minutos mientras se restablecía el orden en los accesos.

En el exterior del estadio, varios miles de aficionados continuaron bebiendo y festejando en la zona inmediatamente adyacente a los puntos de entrada, llenando la calle de latas de cerveza.

La policía dijo que había ayudado a los equipos de seguridad del estadio. "Los responsables de seguridad de Wembley han confirmado que no se produjo ninguna infracción de seguridad por parte de personas sin entradas que accedieran en el estadio", dijo la Policía Metropolitana londinense en Twitter.

Algunos testigos, sin embargo, aseguraron haber visto casos aislados de aficionados corriendo por las zonas de asientos del interior del recinto perseguidos por los servicios de seguridad.

En toda la capital, muchos habían acampado temprano, y miles de personas hicieron cola para entrar en los jardines de los pubs antes de la hora del almuerzo y otros abarrrotaron las plazas de la ciudad. Cientos de aficionados ataviados con banderas rojas y blancas lanzaron y rompieron botellas en Leicester Square a primera hora del día.