Público
Público

Craviotto y Toro convierten sus paladas en oro en el K2 200 metros

Los piragüistas otorgan a la delegación española su octava medalla en los Juegos tras imponerse en una carrera memorable. Sete Benavides se quedó a 21 milésimas del bronce.

Saúl Craviotto y Cristian Toro celebran su medalla de oro en el K2 200 metros. /REUTERS

PÚBLICO

Los españoles Saúl Craviotto y Cristian Toro han elevado su piragua a lo más alto del podio olímpico después de imponerse de forma asombrosa en la final de K2 sobre 200 metros de piragüismo sprint de los Juegos Olímpicos de Río 2016.

La pareja española cruzó la línea de meta de la laguna Rodrigo de Freitas con un tiempo de 32,075, con una ventaja de 0,293 segundos por delante de los británicos, los segundos colocados. Una medalla de oro la que se cuelga la pareja formada por el palista catalán y el gallego y que supone la octava presea para la delegación española en estos Juegos.

La pareja española arrancó la carrera situados en tercera posición, por detrás de los favoritos, los lituanos Edvinas Ramanauskas y Aurimas Lankas y de los británicos Jon Schofield y Liam Heath. Pero al paso por los últimos 50 metros, las paladas de la pareja española cogieron una velocidad de crucero y su canoa pareció volar por la laguna.

Fueron remontando poco a poco para terminar cruzando la línea de meta en primera posición. De nuevo el himno español ha sonado en una prueba de piragüismo en Río de Janeiro, la tercera vez que lo hace. La plata se la llevaron los británicos y el bronce los lituanos.

Craviotto y Toro obtuvieron la clasificación este miércoles de forma directa, sin necesidad de pasar por las semifinales, por haber ganado su serie.

Esta es la tercera medalla para el piragüismo español en Río de Janeiro, después del oro que logró Maialen Chourraut en aguas bravas y el oro de Marcus Cooper Walz en K1 1.000 metros.

Para Craviotto, de 31 años, esta es su tercera medalla olímpica, después de la plata que ganó en Londres 2012 en categoría K1 200 y el oro que se adjudicó en Pekín 2008 junto a Carlos Pérez Rial en K2 500.

Momento de la final olímpica de K2 200 metros en la que se han impuesto Saúl Craviotto y Cristian Toro. /REUTERS

Momento de la final olímpica de K2 200 metros en la que se han impuesto Saúl Craviotto y Cristian Toro. /REUTERS

El conseguido por Craviotto y Toro supone el cuarto oro para el piragüismo sprint español en unos Juegos. Este oro se une a los logrados por el gallego David Cal en el C1 1.000 metros de Atenas 2004, al del propio Craviotto y Carlos Pérez Rial 'Perucho' en el K2 500 metros de Pekín 2008 y al de Marcus Cooper en Río 2016.

En total España acumula trece metales olímpicos en este deporte: esos cuatro oros más siete platas y dos bronces. La primera medalla para España llegó en los Juegos de Montreal'76 y fue de plata, obra del K4 1.000 metros integrado por José María Esteban Celorrio, José Ramón López Díaz-Flor, Herminio Menéndez y Luis Gregorio Ramos.

Esta vez en K2 500, y junto a Guillermo del Riego, Herminio Menéndez logró su segundo trofeo olímpico en Moscú'80, en donde repitió la plata. Además, el asturiano, formando pareja con Luis Ramos, se llevó además el bronce en K2 1.000 en esos mismos Juegos.

En los siguientes Juegos, los de Los Ángeles'84, Enrique Míguez y Narciso Suárez se colgaron el bronce en C2 500 metros. A continuación España sumó cinco platas más, cuatro de ellas de David Cal: en C1 500 de Atenas 2004 y C1 1000 y C1 500 de Pekín 2008. Hace cuatro años, en Londres, el palista gallego ganó su última medalla, la de plata en C1 1.000, que se unió a la conseguida por Saúl Craviotto en el K1 200.

Y a todo esto hay que sumar las dos medallas que acumula la donostiarra Maialen Chourraut en K-1 slalom. El bronce que logró en Londres 2012 y el oro que logró hace unos días en el canal de Río 2016.

Saúl Craviotto y Cristian Toro posan con la medalla de oro colgada al cuello. /REUTERS

Saúl Craviotto y Cristian Toro posan con la medalla de oro colgada al cuello. /REUTERS

Benavides, a solo 21 milésimas del bronce

Sin embargo, el piragüismo español ha perdido este jueves por solo 21 milésimas de segundo la otra opción de medalla con la que contaba, pues Sete Benavides terminó cuarto en C1 200 metros.

En una muy disputada carrera y con varios palistas llegando casi simultáneamente a la meta, el ucraniano Iurii Cheban, campeón olímpico en 2012, se impuso con un nuevo récord olímpico y dejó en segundo lugar al azerbaiyano Valentin Demyanenko, campeón mundial en 2013, y en el tercero al brasileño Isaquias Queiroz, tercero en el Mundial del año pasado.

Sete Benavides, que fue tercero en el Europeo de 2014, tercero en el Mundial de 2013 y cuarto en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, tuvo que conformarse con un cuarto lugar, que fue decidido tras el análisis de la foto de llegada debido a que pasó la meta codo a codo con el brasileño. El brasileño anotó 39.628 y se quedó con el bronce y el español 39.649.