Público
Público

España busca su cerrajero

La selección necesita encontrar una fórmula de garantías que permita abrir la gran muralla verde que planteará la Irlanda de Trapattoni

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El catenaccio siempre llama dos veces. Una vez superada la trampa italiana, España se enfrenta a la Irlanda de Giovanni Trapattoni, el rey del fútbol destructor. Lo hace con la obligación de ganar, y de convencer. Del Bosque tendrá que encontrar la fórmula mágica que combine toque con finalización, posesión con determinación y consiga abrir huecos en la muralla verde. Para ello, tendrá que encontrar a su cerrajero, el '9', que sea capaz de hacer olvidar a David Villa.

El jugador irlandés Robbie Keane lo advirtió el martes: 'El partido contra España será como el Barcelona-Chelsea' o lo que es lo mismo, un equipo intentará jugar al fútbol con mayúsculas, mientras que el otro tratará de impedirlo agazapado en su área. Pero, Irlanda no es el Chelsea. Ni Drogba ni Mata jugarán de verde. Por lo que las opciones de los irlandeses se resumen a colgar balones al área.

Los irlandeses ni siquiera esconden sus limitaciones. El meta Shay Given reconoció ante la prensa que el cometido de su equipo es el de 'lograr buenos centros al área'. Nadie lo culpa, el único gol de Irlanda ante Croacia fue tras un testarazo en un libre directo. En el resto del partido, Croacia fue dueño y señor del encuentro, aunque ayudó, y mucho, a los balcánicos anotar en los primeros compases del encuentro para desestructurar una defensa no acostumbrada a salir de su frontal.

La obsesión de España se encuentra en su punta de ataque. Hace apenas dos años, en el pasado Mundial España se encontraba en una situación similar ante la débil Honduras . Como hoy, La Roja necesitaba ganar o ganar. En aquel encuentro, el juego habitual de la selección no fluyó, pero apareció David Villa para abrir la muralla costarricense y salvar el primer 'match ball'. En la noche de hoy, Del Bosque tendrá que improvisar y hacer olvidar al cerrajero habitual del equipo.

Las fórmulas son casi infinitas. Del Bosque puede repetir once y alinear a Fábregas como falso nueve, como dejó caer en la rueda de prensa de ayer. También puede apostar por la fórmula Navas-Llorente, que tan buen resultado dio en octavos del pasado Mundial.

Otra solución, menos sorprendente sería la alineación de Fernando Torres , en Irlanda no olvidan que el delantero del Chelsea curó su sequía de goles ante el meta irlandés Given, meta del Aston Villa. En la recámara queda Álvaro Negredo, quien, a pesar de no entrar en la mayoría de quinielas, en el entrenamiento de ayer se vistió con el peto de titular junto a Torres.

El úlimo enfrentamiento entre los dos equipos en un gran campeonato fue en los octavos de final del Mundial de Corea. En aquella ocasión, La Roja pasó a cuartos tras una soberbia actuación de Iker Casillas en la tanda de penaltis. La historia ha cambiado mucho desde entonces. España encontró su estilo, Irlanda recurrió a Trapattoni.