Público
Público

España supera su quinta semifinal y disputará su tercera final seguida

Tras las disputadas en Viena en 2008 y Johannesburgo en 2010, la Roja iguala a la Alemania de los 70 al alcanzar la final de Kiev

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La victoria contra Portugal ha impulsado a España a su tercera final consecutiva en una gran competición, tras la Eurocopa 2008 y el Mundial 2010, una hazaña que no había logrado ninguna selección desde que lo hizo Alemania entre 1972 y 1976, cuando jugó tres duelos decisivos por el título, dos europeos y uno mundial.

Además, la Roja alargó su idilio con las semifinales. Y es que se trata de la quinta semifinal que gana. Continúa el pleno. Hasta hoy había ganado las cuatro que había disputado. Tres en Eurocopas y una en Mundial. 

En 1964, cuando conquistó su primer título del torneo, se impuso por 2-1 a Hungría en la prórroga; en 1984, el año que fue subcampeón, derrotó en esa ronda a Dinamarca en los penaltis, tras el 1-1; y en 2008, cuando ganó el trofeo, venció a Rusia (0-3).  En 2010, aquel cabezazo de Carles Puyol contra Alemania (1-0) permitió el pase de los españoles a su primera y única final de un Mundial.

La Roja igualó la marca de las tres finales alemanas en el estadio Donbass Arena de Donetsk, en las semifinales de la Eurocopa 2012, en la que se impuso en los penaltis a Portugal. El próximo domingo disputará el trofeo en el Olímpico de Kiev contra el ganador del duelo entre Italia y Alemania, que juegan mañana en Varsovia.

Es la tercera final consecutiva para España, ganadora de la Eurocopa 2008 en Austria y Suiza. El 29 de junio de ese año, en el estadio Ernst Happel de Viena, venció a Alemania con un gol de Fernando Torres en el minuto 33, levantó el título y regresó a la primera plana del fútbol europeo 44 años después.

Dos años más tarde dio un paso más e hizo historia en el Mundial de Sudáfrica 2010. El 11 de julio, en el estadio Soccer City de Johannesburgo, España superó a Holanda en la prórroga, con un tanto de Andrés Iniesta, y culminó su fenomenal fútbol con el mayor éxito de su historia, la Copa del Mundo, y un equipo repleto de talento.

Ahora llega a una nueva final. Y avista un récord. Nadie ha ganado nunca Eurocopa-Mundial-Eurocopa en una secuencia seguida. La República Federal de Alemania, en los 70, fue la última que enlazó tres finales y que tuvo al alcance ese hito, pero cayó en 1976 con Checoslovaquia en los penaltis, con el famoso lanzamiento de Antonín Panenka.

Aquel conjunto germano, con jugadores como Sepp Maier, Berti Vogts, Paul Breitner, Franz Beckenbauer, Gerd Mueller, Uli Hoeness o Jupp Heynckes, ya había jugado, y ganado, dos finales antes. Fue campeón del Mundial de 1974, con un triunfo sobre Holanda (2-1), y de la Eurocopa de 1972, al imponerse por 3-0 a la URSS.