Público
Público

Ferrer, apeado de semifinales sin jugar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El resultado que no tenía que darse para que David Ferrer pudiera optar a un puesto en la semifinal de la Copa Masters se dio. Y es que el argentino Juan Martín Del Potro batió al suizo Roger Federer, por 7-6 (3), 4-6 y 6-3 y se ganó el puesto que le 'robó' al español.

La victoria de Del Potro, que rompió una racha de Federer de doce encuentros sin conocer la derrota en el Masters, deja sin opciones a Ferrer, que esta noche se mide al serbio Janko Tipsarevic en un encuentro que decidirá únicamente quién se clasifica primero en el Grupo B (Federer, si gana Ferrer, o Del Potro, en caso contrario) y que de nada sirve para las aspiraciones del de Jávea, que tenía muchas esperanzas en llegar lejos en el torneo tras su victoria en el Masters 1.000 de París-Bercy.

El encuentro era el octavo este año entre el suizo y el argentino, una serie de enfrentamientos de los que Del Potro solo había ganado hasta ahora el último, la final de Basilea que le arrebató a Federer en tres ajustados sets, el primer encuentro que perdía el suizo en pista cubierta en dos años.

Del Potro, que cedió la semifinal olímpica este verano ante el suizo en un taquicárdico último parcial (19-17), afrontaba esta tarde un reto que no era menor: tan solo dos jugadores hasta ahora habían batido a Federer en dos ocasiones consecutivas en pista cubierta (el suizo Marc Rosset, en el lejano 2000, y el australiano Lleyton Hewitt, en 2002).

Pese al desafío, Del Potro salió al firme azul del O2 Arena sereno, consciente de sus opciones ante un Federer con su pase al penúltimo encuentro del Masters ya asegurado. El argentino se retiraba unos pasos hacia el fondo de la pista para que sus bolas ganaran recorrido y apostaba por el fallo del helvético, que terminaba llegando ocasionalmente en un primer parcial en el que al suizo le faltó precisión.

El gigante de Tandil, de casi dos metros, se crece ante los grandes rivales: ha ganado en cinco ocasiones a un número uno del mundo, cuando lideraban el ránking de la ATP el español Rafael Nadal, el serbio Novak Djokovic y el mismo Federer.

Federer y Del Potro abrieron el encuentro vigilantes, desconfiados el uno del otro, y fueron calentando su raqueta hasta que a mitad del primer set ambos habían engranado ya la última marcha de su tenis. El argentino dejó en blanco al suizo al saque en el sexto juego, pero, al poco, Federer parecía haber comprendido los secretos del servicio de su rival y en el octavo le puso contra las cuerdas con tres bolas de ruptura que finalmente desaprovechó. Inspirado, el de Tandil devolvía cualquier bola al suizo y se quedó al límite en diversas ocasiones de adquirir ventaja, pero el duelo estaba condenado a permanecer equilibrado hasta que una serie de errores de Federer otorgó al argentino el desempate de la primera manga.

Tras perder su primer set este año en la Copa de Maestros, el suizo se revolvió al inicio del segundo parcial y se defendió con eficacia para adquirir ventaja desde el primer juego. Federer, que había sumado 21 errores no forzados en el primer set, afinó su juego en el segundo, en el que no sumó más de ocho, y se anotó el parcial. La segunda plaza de semifinales estaba todavía en el aire, y Del Potro se jugaba todas sus cartas en su tercera Copa de Maestros a un solo parcial, que comenzó con buen pie. A los nueve minutos dio un golpe de autoridad al romper el servicio al número dos, y obligó al suizo a ir a remolque en el resto de la manga para acabar cumpliendo en su primera bola de partido.